Asesinan a embajador estadounidense en Libia

10:17


Hombres armados atacan el consulado estadunidense en la ciudad de Bengasi; Obama condena el ataque y ordena reforzar la seguridad


Excélsior

 

El embajador estadunidense en Libia y otros tres empleados consulares murieron en un ataque con cohetes al vehículo en el que viajaban, luego de haber dejado la misión por la irrupción de militantes que denunciaban un filme hecho en Estados Unidos que insultaba al profeta Mahoma.

 

La noche del martes, hombres armados atacaron y quemaron la misión estadunidense en la ciudad oriental de Bengasi, centro de la revuelta que el año pasado derrocó a Muamar Gadhafi, causando la muerte de un funcionario consular de Estados Unidos. El edificio fue evacuado.

 

El funcionario libio dijo que el embajador, Christopher Stevens, estaba siendo sacado del consulado para ser llevado a un lugar más seguro cuando hombres armados abrieron fuego. "El embajador estadunidense y tres miembros del personal murieron cuando hombres armados les lanzaron cohetes", dijo el funcionario en Bengasi.

 

Obama condena ataque y ordena reforzar seguridad El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó el miércoles con firmeza "el ataque atroz" que provocó la muerte al enviado de su país y a los otros tres funcionarios de la misión en Libia.

 

El mandatario dijo que ordenó brindar todos los recursos necesarios para garantizar la seguridad del personal estadunidense en todo el mundo.

 

Los embajadores estadunidenses en países tan volátiles a menudo son acompañados por varios miembros de seguridad y usualmente viajan en caravanas bien protegidas.

 

Funcionarios de seguridad buscarán determinar si ambos ataques fueron coordinados. Un alto funcionario libio acusó a seguidores de Gadhafi de perpetrar el atentado que mató al embajador en Bengasi. "Había fuerzas explotando eso.

 

Son remanentes del ex régimen", declaró el viceministro del Interior libio, Wanis al-Sharif, en una rueda de prensa en Bengasi.

 

En tanto, el viceprimer ministro libio, Mustafa Abu Shagour, describió la muerte del personal diplomático como un acto de cobardía.

 

El funcionario consular pereció luego de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad libias y militantes islamistas en los alrededores del edificio diplomático.

 

Los agresores saquearon el complejo vacío y algunos transeúntes tomaron fotografías luego de que el sector quedara en calma.

 

Parlamento pide perdón El presidente del Congreso Nacional libio (Parlamento), Mohamed Yusef al Magrif, pidió hoy perdón por el ataque lanzado anoche contra el consulado de Estados Unidos en Bengasi, en el que murieron el embajador estadunidense, Chris Steven, y otros tres ciudadanos norteamericanos. "Pedimos perdón a Estados Unidos, al pueblo estadunidense y al mundo entero", dijo al Magrif en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro transitorio, Abderrahim al Kib.

 

Asimismo, Al Magrif, que calificó lo ocurrido de "ataque criminal y cobarde", agregó: "condenamos con rotundidad cualquier ofensa contra el islam y el profeta (Mahoma), como condenamos y rechazamos con rotundidad el uso de la violencia y el asesinato de inocentes como medio de expresión".

 

El ataque se produjo tras una protesta frente a la sede del consulado por un vídeo realizado en Estados Unidos y que supuestamente ofendía a Mahoma. Indignación de musulmanes En Egipto, manifestantes destrozaron y quemaron una bandera estadounidense durante una protesta. Algunos trataron de izar una bandera negra con las palabras "No hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta".

 

El pastor estadunidense Terry Jones, que desató la indignación del mundo musulmán en el 2010 por su retórica agresiva, afirmó que había promovido el filme Innocence of Muslims (Inocencia de los Musulmanes), el cual según medios fue producido por el empresario de bienes raíces israelí-estadunidense. Sin embargo, imágenes de otro filme llamado Mohammad, Prophet of Muslims (Mahoma, profeta de los musulmanes) había estado circulando durante semanas antes de las protestas.

 

La cinta representaba a Mahoma como un tonto, un filántropo y un ídolo religioso falso. En una de las imágenes publicadas en YouTube el profeta era mostrado en un acto sexual con un mujer. Jones, un pastor de Florida, generó disturbios en Afganistán en el 2010 cuando amenazó con quemar copias del Corán.

 

Muchos musulmanes consideran que la representación del profeta es ofensiva y cualquier aparición de su imagen puede causar estallidos de ira en el mundo islámico y entre los musulmanes en Europa.

 


 
 
Todos los Columnistas