Caníbal de Playa del Carmen muere de SIDA en prisión

11:05

Gumaro de Dios Arias, mejor conocido como El Caníbal de Playa del Carmen, murió a consecuencia del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida


Crónica

 

Murió en la madrugada porque estaba en etapa terminal; falleció en la cárcel y se le dio toda la atención médica, todo lo que correspondía al penal se le proporcionó”, informó el secretario estatal de Seguridad Pública (SSP) de Campeche, Viviano Villa Castillo.

 

Ahí, abundó, vivió sus últimos momentos, todo con la atención correspondiente y su cuerpo fue entregado a sus familiares.

 

La Historia. De Dios Arias, nacido el 7 de abril de 1978, en Paraíso, Tabasco, y de oficio albañil, fue detenido el 14 de diciembre de 2004, por el asesinato de su pareja sentimental.

 

La Policía Municipal de Playa del Carmen lo capturó dormido junto a un cadáver, a quien, dijo, intentó comerse, luego de golpearlo y asesinarlo, ya que se negó a sostener relaciones con él.

 

El responsable del Grupo Especial “Jabalí” de la Policía Municipal, Sergio Put, dijo que descubrieron el cuerpo de un hombre descarnado y a Gumaro de Dios Arias dormido a un lado, quien en sus primeras declaraciones aseguró que se comió a su amigo luego de darle muerte el viernes 10.

 

Arias reconoció haberlo matado por negarse a sostener relaciones homosexuales, por lo que lo golpeó con un ladrillo hasta privarlo de la vida, posteriormente colgó el cuerpo boca debajo sostenido de los pies, para desangrarlo.

 

Después, agregó, lo tendió en el piso y comenzó a tasajearlo del muslo izquierdo, al tiempo que preparó una salsa con cebolla y jitomate.

 

Posteriormente, con un machete abrió el cuerpo de la víctima y sustrajo las vísceras, incluso en el momento de su detención había colocado el corazón en un comal para freírlo.

 

Sergio Put comentó que a Gumaro Arias le ganó el sueño, por lo que no se lo comió, sin embargo dejó un reguero de tripas.

 

Asimismo, estimó que esta persona actuó drogada o está perturbada de sus facultades mentales. Confesión. En sus declaraciones Gumaro de Dios Arias atribuyó los hechos al deseo que tenía de conocer el sabor de la carne humana. El Caníbal de playa del Carmen sostuvo que sólo quería saber a qué sabía la carne humana cuando privó de la vida a su compañero. En la averiguación previa, aceptó su delito y confesó que ya había ingerido algunas partes del cuerpo de su víctima.

 

Tras asesinar a golpes a su compañero, procedió a colgarlo y desangrarlo, antes de destazarlo, retirarle las vísceras y poner a asar su corazón, costillas y un riñón.

 

Además, reconoció que ya había ingerido un “caldo” que preparó con las vísceras de su víctima, así como “filetes” del muslo izquierdo para lo cual preparó una salsa con chiles verdes, cebollas y tomate, dos días antes de que fuera descubierto.

 

El agente investigador dijo que en el momento en que se encontró el cuerpo tendido boca arriba en el interior de una palapa, ya había sido destazado su muslo izquierdo, además de presentar las lesiones y agresiones ya referidas.

 

En una parrilla al carbón fueron hallados el corazón de la víctima, un riñón y algunas costillas, mientras que en una hielera, el victimario tenía varias salsas con las que se presume “condimentó” la carne del occiso.

 

El hallazgo se realizó en el área correspondiente a un fallido proyecto residencial denominado La Gloria, en el interior de una palapa que había servido de galerón para los trabajadores de la construcción, a siete kilómetros de Playa del Carmen, en la zona de la Riviera Maya.

 


 
 
Todos los Columnistas