General ofrecía sobornar a titular de la SEDENA

10:32

Según investigaciones, el Ejército recibió una denuncia anónima en la que advertían que el general Juan Manuel Barragán Espinosa sostenía reuniones con criminales


La silla rota

 

El general brigadier Juan Manuel Barragán Espinosa pidió 10 millones de dólares a emisarios del capo Joaquín El Chapo Guzmán para conseguirles contactos y reuniones con el secretario de la Defensa Nacional, general Guillermo Galván, la procuradora Marisela Morales y el general Genaro Robles, subjefe Operativo del Estado Mayor de la Defensa.

 

Según investigaciones militares y de la PGR, el Ejército recibió una denuncia anónima - el 3 de noviembre de 2011- en la que advertía que el general Barragán sostenía reuniones con criminales en sus oficinas de Lomas de Sotelo y llevaba un tren de vida muy superior a sus ingresos.

 

De acuerdo con información publicada en el diario Reforma, Barragán Espinosa, quien es yerno del general de División Félix Galván López, secretario de la Defensa Nacional en el sexenio del presidente José López Portillo, nunca ocupó un cargo de relevancia en el Ejército.

 

Sin embargo, en la promoción de 2010 ascendió a General Brigadier y luego fue nombrado jefe de la Oficina Central de Reclutamiento de la Dirección General de Personal, en el Campo Militar Número Uno, donde permaneció hasta enero pasado, cuando pasó al retiro.

 

Según las investigaciones del Ejército y la PGR, en diciembre El Chapo Guzmán envió hasta el escritorio del general Barragán a sus representantes Humberto y Óscar Murguía Guerrero, para pedirle que les ayudara a conseguir una cita con el secretario Guillermo Galván.

 

El mensaje que los Murguía llevaban de parte de Guzmán era muy preciso: quería pactar un arreglo con el Ejército que implicara el cese de los operativos militares en el noroeste del país contra el Cártel de Sinaloa y la persecución en lo particular del líder de la organización, de acuerdo con la indagatoria PGR/SIEDO/UEITA/004/2012.

 

"Para sellar el compromiso de cooptar al secretario de la Defensa Nacional a que diera protección al Cártel del Pacífico y al Chapo Guzmán, el general Barragán pidió para iniciar 140 millones de dólares para el general Galván", declaró Humberto Murguía a agentes de la SIEDO.

 

Por dicha cantidad, el general incluso ofreció, a través de colaboradores inmediatos, llevar la propuesta a la titular de la Procuraduría General de la República (PGR); al comandante de la Novena Zona Militar y al subjefe Operativo del Estado Mayor de la Defensa, precisa el expediente.

 

El general Barragán no les resolvió nada en las primeras citas, pero tenía un detalle con el que les hizo creer que estaba trabajando para llegar a Galván. Les dijo que le regalaría un Rólex al secretario, de parte del capo, "como muestra de agradecimiento". El Rólex lo compró en 166 mil pesos, es un modelo Oyster Perpetual Submariner, con una carátula redonda con fondo color verde que tiene la figura de un águila parada en un nopal devorando una serpiente y cuatro estrellas arriba de ella, al parecer elaboradas en oro. Cuando le preguntaban si ya tenía concretada la cita con Galván.

 

El general Barragán respondía que no, pero que ya le había comprado su reloj. En otra ocasión mencionó que mandaría a grabar el reloj con el nombre del secretario de la Defensa. Barragán pasó al retiro el pasado 1 de enero y a finales de ese mes fue capturado y arraigado. Al día siguiente, el 31 de enero, su casa ubicada en el Fraccionamiento Héroes de la Revolución, en Naucalpan, fue cateada.


 
 
Todos los Columnistas