×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 442
Print this page

Guadalupe Victoria: el fenómeno multiplicado




Written by 

Lo mismo en la Fuenteovejuna de Lope de Vega que en la obra contemporánea de Edmundo Valadés “La muerte tiene permiso”, el protagonista es un pueblo indignado y lleno de rabia que toma la justicia en sus propias manos.

Las historias vienen a cuenta por los hechos sucedidos en horas recientes en el municipio de Guadalupe Victoria. Una población enardecida por la implacable, infame inseguridad tomó medidas drásticas, que vemos reflejadas en imágenes que le dieron la vuelta al país entero.

 

 

Empero cabe hacer la oportuna acotación de que en Guadalupe Victoria se prendió la chispa, pero que en muchos, muchos otros municipios existen las mismas condiciones de indignación y rabia social.Es como un ente que se está gestando en otros lugares. Y no tardarán en aparecer ejemplos similares.

 

 

O aún más graves.

 

 

La inseguridad paulatinamente avanza en todo el estado. No hay punto o región que se salve.

 

 

Desde la Puebla caótica e insegura de Eduardo Rivera Pérez, hasta el municipio de Coyomeapan en el corazón de la Sierra Negra.

 

 

En todos, en todos estos municipios el crimen avanza lenta, pausada, pero inconteniblemente.

 

 

Lo que sucedió en Guadalupe Victoria puede pasar en cualquier momento en cualquier otro municipio poblano.

 

 

Sin embargo, si hacemos un diagnóstico de las causas de este fenómeno generalizado encontraremos que los presidentes municipales tienen un papel medular en el consentimiento de la penetración delictiva.

 

 

La responsabilidad criminal de los alcaldes es la misma en decenas y decenas de municipios.

 

 

Sucede en Puebla capital donde Eduardo Rivera Pérez disfruta de “Lalolandia” y su indolencia solo ha generado que el crimen avance paulatinamente, mientras él asegura que los poblanos gozan de un “paraíso”.

 

 

El mismo espectáculo se repite al interior del estado.

 

 

Hace unos días se suscitó una feroz balacera en una de las arterias más transitadas de Tehuacán.

 

 

El clima de atroz inseguridad que se vive en Tehuacán se debe a un doble factor generado por el presidente municipal Eliseo Lezama Prieto: la apertura que brindó a policías delincuentes, sujetos con negros antecedentes que fueron convertidos en mandos policiacos. Y por otro lado la incapacidad para coordinar esfuerzos con otros niveles policiacos y de gobierno.

 

 

Aquí en Cúpula también hemos subrayado el papel que tienen ediles de la Sierra Negra en la formación de gavillas de delincuentes que de manera abierta han atracado a pagadores del programa “Oportunidades”, obteniendo botines de millones de pesos.

 

 

Esas gavillas son formadas por guaruras que los alcaldes utilizan para su protección personal y familiar y que de vez en cuando envían como agentes intimidatorios contra grupos opositores.

 

 

El ejemplo emblemático es Coyomeapan, municipio gobernado por David Celestino y que en febrero próximo entregará la estafeta a su hermana Araceli Celestino.

 

 

Entre los dos hermanos controlarán al municipio por un periodo de siete años y ocho meses. Ambos son devotos, apasionados del pistolerismo y se hacen acompañar de “escoltas”, que en realidad son criminales.

 

 

El pueblo de Coyomeapan en una ocasión ya tomó el edificio de la presidencia, cansado de los excesos. Pero los hermanos siguen haciendo lo mismo.

 

 

En horas recientes en el municipio de Santiago Miahuatlán se formó un consejo ciudadano que anticipóla inminente creación de “Guardias Comunitarias” frente la ola de inseguridad y el vacío de autoridad que existe.El alcalde Juan Alcántara Balderas ni siquiera se tomó la molestia de recibirlos.

 

 

Sin duda habrá otros casos como el de Guadalupe Victoria mientras los presidentes municipales no sean llamados a rendir cuentas. Pero ya no ante la Auditoría Superior del Estado, sino ante la Procuraduría de Justicia y ante la Delegación de la Procuraduría General de la República.

 

 

La cúpula del poder estatal ya no puede seguir permitiendo que los presidentes municipales hagan y deshagan a su antojo.

 

 

Mientras se sigan amparando en un “fuero de facto”, seguirán siendo cómplices de la inseguridad.

 

 

Como siempre estamos a sus órdenes en [email protected], sin mx.

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus