Saturday, 08 de August de 2020


Moreno Peña es sinónimo del PRI de siempre




Written by 

Una larga historia de corrupción y trapacerías electorales es la que acompaña en su actuar al delegado del CEN del PRI en Puebla, Fernando Moreno Peña. Desde que fue gobernador de su pequeño estado, Colima, hasta ahora que se quedo huérfano de una posición relevante en el gobierno federal priísta, Moreno Peña es conocido por ser un porro electoral experto en desprestigiar elecciones.

Y digo que se quedó huérfano porque al no ser invitado al gabinete federal, tuvo que venir a ganarse un puesto intentando ganar las elecciones en Puebla, cosa que no conseguirá.

 

El PRI poblano, desprestigiado como está después de la imagen que le dejó Mario Marín, va en camino de la autodestrucción con la presencia del personaje en comento. Desconocedor profundo de la realidad política local, los diferentes grupos del tricolor en el estado lo acusan de ser el promotor de la venta de candidaturas a favor del mejor postor; el lucro electoral es lo suyo, dicen los cuadros priístas que hoy buscan mejores horizontes en otras fuerzas partidistas después de haberse topado con pared ante la corrupción de Moreno Peña.

 

El individuo en cuestión además ignora la legislación electoral vigente en el estado y ha metido al PRI en problemas que son hasta pueriles. Primero bautizó a la coalición tricolor-verde ecologista con el nombre Mover a Puebla, intentando con ello usar y abusar del slogan del gobierno federal peñista. El Tribunal Electoral del Estado, garante de la legalidad en materia comicial, invalidó el nombre de la coalición con lo cual se causó una pérdida millonaria por todo el material publicitario que ya se había mandado a imprimir –aunque los priístas lo nieguen-. Buscando una alternativa al primer fracaso cortesía de Moreno Peña, se les ocurrió la espléndida idea de denominar a la coalición como 5 de mayo, porque según el colimense la elección en Puebla se trata de una batalla. Haciendo una apología de la guerra y la violencia no llegarán a ningún lado, como lo demuestran algunos sondeos que señalan que más de la mitad de los poblanos no está de acuerdo con el uso de una fecha histórica para fines electorales y mucho menos aludiendo a la guerra en vez de otros parámetros.

 

Pero no solo eso: por instrucciones del fino delegado, el área jurídica del PRI impugnó a la coalición Puebla Unida por la supuesta ilegalidad de que partidos de nueva creación se alíen con otras fuerzas políticas. En el éxtasis del ridículo, el PRI impugnó el concitado tema a partir de la legislación electoral anterior y no la vigente, provocando seguramente la risa de las autoridades electorales incluso federales, pues el asunto lo llevaron hasta el TEPJF. De la misma manera que en este juicio, Moreno Peña y el PRI destilarán pena cuando les sea rechazada la impugnación que interpusieron por supuestos actos anticipados de campaña de nuestro candidato Tony Gali por la realización de un macro evento en Azumiatla, o bien por el hecho estrictamente legal concerniente a que una revista publicitó su portada con la imagen del antedicho candidato y el gobernador Moreno Valle. ¿Otro ejemplo de la vergonzante estrategia jurídica del PRI?: la impugnación ya desechada por el uso del nombre Tony Gali en las boletas electorales, en vez de Antonio Gali. Para puras vergüenzas el PRI y Moreno Peña, pues.

 

En el colmo del cinismo, en los últimos días el delegado foráneo Moreno Peña se ha vuelto a engallar y no deja de aparecer en los medios de comunicación para soltar una que otra lindura de su amplio vocabulario. Exige la no intromisión de los gobiernos locales en los comicios –cosa que es definitivamente falsa- pero no es capaz de acordarse de que cuando fue gobernador del minúsculo estado que presidió, siempre tuvo el cuerpo entero –y no sólo las manos- metido en las elecciones locales, al grado de que el proceso estatal por el que se eligió gobernador sucesor de su persona fue anulado por las instancias federales, en un hecho histórico. Tengo la ligera impresión que ante los exabruptos del delegado, la prensa se limita a reír ante sus ocurrencias. Moreno Peña primero fue novedoso, luego repetitivo y finalmente chistoso por inverosímil desde su llegada a Puebla.

 

Para la coalición Puebla Unida y el PAN en concreto, no hay mayor beneplácito que un sujeto así, que representa al PRI de siempre, sea el responsable de llevar la campaña del tricolor en este proceso electoral. El PRI rancio, marrullero, alquimista y porro tiene un sinónimo: Fernando Moreno Peña. Si en un momento determinado se llegó a pensar que con Enrique Agüera el PRI tenía competitividad en la contienda, esta tesis se vino abajo no por culpa de su candidato sino del delegado que le tocó padecer. Mientras tanto, Puebla Unida y Tony Gali seguirán creciendo en las encuestas con la confianza de los poblanos, para finalmente obtener el triunfo el próximo 7 de julio.

Rate this item
(1 Vote)
comments powered by Disqus