Friday, 04 de December de 2020

Una policía en el Día Internacional de la Mujer

Viernes, 08 Marzo 2013 02:28
Fanny Quintero tiene cinco años en la corporación, tiempo durante el cual ha luchado por abrirse camino en un ambiente dominado por hombres. Además de su profesión, ella también atiende a su hija de 8 años, quien se siente orgullosa de su mamá



 



Fanny Quintero Arroyo tiene 26 años, cinco de ellos como policía estatal. Acepta que su trabajo no es fácil, sobre todo porque se encuentra en un ambiente dominado por hombres.



 



“Cuando llegué a mi primera base era bien difícil porque era la primer mujer, por ende les invadí privacidad, era un entorno de varones, sin intención de ofender o entrometerme con el espacio personal de cada oficial, pues llegué a cambiar completamente el ambiente laboral”, aseguró.



 



Sus primeros meses en la corporación se volvieron difíciles en Ciudad Serdán, donde tuvo su primera encomienda, además, su carga de trabajo se volvió superior a la de sus compañeros: “los oficiales me ponían guardias extras como principiante además de hacerme la vida imposible, para dar retirada, después de seis meses me gané la amistad y confianza de los compañeros, meses que me fueron difíciles”.



 



Reconoce que después de ser aceptada por sus homólogos varones encontró en ellos el compañerismo y amistad que difícilmente puede hallar en una mujer.



 



A pesar de ello no se desanimó y siguió adelante, con la complejidad que resulta ser policía y mamá de una niña de 8 años, y es que para ella el trabajo no termina cuando finaliza su horario laboral.



 



Acepta que muchas veces no sabe si regresará a ver a su hija tras una jornada. “Entrar a la Policía y comisionarme en un cargo de mando, donde la mayor parte del tiempo se hacen operativos las 24 horas de día, enfrentándome a todo peligro”.



 



Pero ese no es su único sacrificio, ya que afirma que ser madre trabajadora es dividir el tiempo; levantarse más temprano para dejar hecho el lunch de su familia, y estar al pendiente por teléfono de lo que hace su hija.



 



Con orgullo, Fanny asegura que al final del día se siente satisfecha de ver que su “pequeña” se siente orgullosa de tener una mamá policía.



 



Para llegar hasta ahí, ella tuvo que estudiar la carrera técnica en Ciencias Policiales durante dos años y medio, gracias a una beca del Consejo Estatal de Seguridad Pública. Hoy está uniformada, tiene capacitación en armamento, tiro, esposamiento, técnicas y tácticas de defensa.



 



Actualmente su turno es de 24 por 24 horas, tiempo en el que realiza operativos diarios en distintos puntos de la ciudad y zonas conurbadas, a donde fue reubicada hace tres años.

Rate this item
(0 votes)
Last modified on Viernes, 08 Marzo 2013 02:35