Urge Amnistía Internacional a Obama a cerrar Guantánamo

15:15



Proceso


A 12 días de que Barack Obama inicie su segundo mandato como presidente de Estados Unidos, Amnistía Internacional le recordó al mandatario una promesa incumplida: el cierre total de la prisión de Guantánamo, ubicada en isla de Cuba, donde todavía se encuentran recluidos 166 prisioneros.

 

En 2009, cuando Obama accedió al poder por vez primera, prometió cerrar la cárcel en un lapso de un año. En aquella ocasión, el presidente estadunidense incluso ordenó a la Central de Inteligencia (CIA) que suspendiera las técnicas de interrogación que supusieran maltratos físicos en sitios secretos.

 

No obstante, Obama “aceptó el paradigma unilateral y fallido de la ‘guerra global’ y permitió las detenciones indefinidas como parte de este concepto”, criticó AI en un informe difundido este martes.

 

“La pretensión de que Estados Unidos es un campeón de los derechos humanos no puede sobrevivir a las detenciones de Guantánamo”, añadió Rob Freer, investigador de AI para el país del norte.

 

Detalló que entre los abusos que implica Guantánamo destacan los juicios militares y la ausencia de rendición de cuentas y de remedios por abusos previos, que incluyen crímenes de tortura y desaparición forzada.

 

De acuerdo con AI, luego de casi 11 años de que fuera transferido el primer detenido al centro de detención de Guantánamo, aún se encuentran ahí 166 detenidos, y a la gran mayoría de los 779 hombres que fueron llevados a ese lugar desde 2002, nunca se les presentó cargos ni se les inició juicio.

 

Siete hombres han sido ya sentenciados por comités militares, incluyendo cinco que se declararon culpables en acuerdos previos al juicio, a cambio de la posibilidad de ser liberados de la base militar.

 

Otros seis detenidos enfrentan actualmente la posibilidad de la pena de muerte, pese a que sus juicios no satisficieron los estándares internacionales de justicia.

 

Todos ellos fueron sujetos de desaparición forzada y dos de ellos torturados con la técnica del sofoco por ahogamiento (waterboarding).

 

En 2010, el gobierno federal anunció que 48 hombres de los detenidos en Guantánamo no podían ser ni procesados ni liberados, y que serían mantenidos indefinidamente en prisión, sin cargos y sin juicios.

 

También impuso una moratoria para detenidos originarios de Yemen, y expresó que 30 presos de ese país no podrían ser repatriados o liberados por las “actuales condiciones de seguridad” en territorio yemení.

 

Pese a que Obama ha evidenciado la responsabilidad del Congreso por su incapacidad para cerrar Guantánamo, AI subrayó que apenas el pasado miércoles 2, el presidente firmó la Autorización Nacional de Defensa, que pone obstáculos para la clausura de ese centro de detención.

 

“El derecho internacional no permite que diferentes ramas de gobierno esquiven sus responsabilidades legales echándose la culpa entre ellas. El fracaso de un país para cumplir con sus obligaciones de derechos humanos no puede ser legitimada al culpar leyes o políticas internas”, remató Freer.

 

La base militar de Guantánamo se creó en 1898, tras la invasión estadunidense a la bahía, y la prisión establecida ahí ha tenido uso por más de 30 años, pero saltó al conocimiento y la opinión publica desde el año 2002, cuando se comenzó a albergar a prisioneros con sospecha de nexos terroristas, específicamente con el grupo Al Qaeda.

 

La polémica inició a raíz de las acusaciones de tortura, abusos y tratamiento poco humano a los prisioneros que allí residen, además de dudas sobre su estatus legal y, por tanto, de sus derechos.

 

 

 

 


 
 
Todos los Columnistas