Monday, 24 de June de 2024


Juan Pablo y Facundo: el concepto de lo prescindible




Escrito por  Javier Arellano Ramírez
foto autor
Dos notas revelan la situación que se vive al interior del gabinete morenovallista.

El nombramiento de Juan Pablo Piña Kurczynen un cargo que hasta hace unas horas no existía nos demuestra la imperiosa necesidad que tiene el gobernador Rafael Moreno Valle de rodearse de amigos, más que de empleados.

 

 

Y aunque en un pasado reciente se dio un distanciamiento entre el ejecutivo y su asesor jurídico, lo cierto es que aún prevalece el mutuo conocimiento, la empatía que se ha generado entre ambos y de la que ha resultado una indiscutible amistad.

 

 

Juan Pablo Piña, es lo más cercano que Moreno Valle tiene en este momento al consejo sosegado de Fernando Manzanilla Prieto.

 

 

Y es que el gobernador en esta etapa necesita un “consiglieri de paz”.

 

 

Narra el clásico de Mario Puzo que luego del atentado callejero contra don Vito Corleone, su hijo Santino “Sonny” le pide a su hermano adoptivo Tom Hagen que deje el cargo de consejero, cuando le dice: “Tom no eres un consiglieri de guerra”. El abogado de origen irlandés carecía de la malicia y la perversidad necesarias para los tiempos de guerra por los que atravesaba la familia Corleone.

 

 

En contrario sensu el gobernador Moreno Valle está rodeado de “asesores de guerra”.

 

 

Son los mismos que le sugirieron emprender una cruzada contra las manifestaciones y expresiones sociales, actitud que quedó materializada en la “Ley Bala”; los mismos que le propusieron una modificación jurídica para quitarles a las juntas auxiliares las facultades de registro civil; los mismos “asesores” que opinaron en desatar toda la “fuerza del estado” contra los pobladores de Chalchihuapan.

 

 

Moreno Valle no necesita quien lo precipité, lo empuje a más y mayores confrontaciones.No, de ninguna manera. Esos “asesores”, esos “aliados” son los que verdaderamente le han hecho un profundo daño a la imagen y la trayectoria del gobernante.

 

 

Por eso en estos momentos necesitaba de un aliado alejado de la visceralidad y los arrebatos autoritarios que caracterizan a algunos agentes de su primer círculo. Y repetimos lo más cercano que pudo encontrar a Manzanilla es Juan Pablo Piña.

 

En el tablero de ajedrez de Rafaelse están sopesando las piezas y ha comenzado la evaluación de los imprescindibles y los que no lo son.

 

 

Todo indica que la investigación de Raúl Plascencia Villanueva presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) tiene la encomienda de apegarse lo más cerca posible a la realidad de los sucesos en Chalchihuapan.

 

 

Y el gobernador Moreno Valle lo sabe, por eso desde este momento declara que los policías que hayan incurrido en excesos serán castigados.

 

 

Pero en la soledad de Casa Puebla, el mandatario sabe que el principal policía responsable es Facundo Rosas Rosas y ya se prepara un plan B, ante su muy probable remoción como Secretario de Seguridad Pública.

 

 

La comparecencia de Facundo ante la CNDH desatará todos los demonios de su pasado. Será una nueva caja de Pandora. Las repercusiones serán enormes. Y no habrá operador de medios que pueda detener la catarata de columnas periodísticas y los comentarios de la radio del Distrito Federal sobre el oscuro pasado de este siniestro policía.

 

 

Sin duda en el tablero de Casa Puebla Facundo ya tiene la etiqueta de prescindible.

 

 

Como siempre estamos a sus órdenes en cupula99@yahoo.com, sin mx.

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus