Monday, 24 de June de 2024


Moreno Valle y la imperiosa reinvención




Escrito por  Javier Arellano Ramírez
foto autor
La crisis es inocultable.

Sus efectos fueron devastadores.

 

Simplemente fue más allá de todos los pronósticos, aún los más pesimistas.

 

Chalchihuapan es la mancha en la camisa impecable del gobernador Rafael Moreno Valle. Y ni aún con las lavadoras deExcélsior o La Razón (entre otras), se puede borrar.

 

El mismo ejecutivo en privado se lamenta de las graves consecuencias a las que escalaron los hechos violentos en esa pequeña comunidad.

 

El día de ayer miércoles 17 el columnista Alejandro Mondragón publicó datos sobre encuestas que revelan un desplome de quince puntos en la imagen del mandatario, luego de los hechos lamentables. La crisis va más allá de lo que se pudiera imaginar.

 

Es menester que Moreno Valle inicie un proceso de “reinvención política”. El morenovallismo como tal, colapsó el 9 de julio. Y esto inapelablemente obliga al mandatario a emprender el ejercicio de reinventarse a sí mismo.

 

Las escenas de autoritarismo, la criminalización de la protesta social, deben erradicarse de la práctica oficial. Ya no es posible que se sigan dando escenas como las que ocurren en Cholula.

 

El gobernador debe (si busca una nueva interacción con los poblanos), crear mesas de diálogo, de consenso lo mismo con habitantes de Puebla Capital, que de Cholula o cualquier otro municipio o grupo social.

 

La política impositiva ya se agotó. No tiene rumbo, ni futuro. Ya no puede seguir gobernando con gases lacrimógenos.

 

En momentos como este debe convocarse a un congreso de juristas, activistas de los Derechos Humanos, expertos en Seguridad Pública para crear un  gran foro que determine el futuro de la llamada “Ley Bala”.

 

Es un hecho que el ejecutivo no debe derogar, ni abrogar la citada legislación de un solo golpe. Debe someterla al escrutinio de un cuerpo colegiado de expertos y de ese fracaso que representó, emerger y presentar una ley que sea un ejemplo de consenso.

 

Y por supuesto la reinvención de Moreno Valle debe pasar por una limpieza profunda en su gabinete. Ese un requisito sine qua non.

 

Sostener por más semanas o meses la presencia de Facundo Rosas Rosas es un grave y craso error.

 

El gran problema para Puebla es la herencia que Facundo pueda dejar para la entidad. Aún si este mismo jueves el Secretario de Seguridad Pública presentara su renuncia, llevaría bajo el brazo un expediente con todo lo que sabe de la clase política, empresarial y financiera de Puebla.

 

Esa es la facultad de Facundo: es un experto en sistemas de inteligencia policial, aunque los fines para los que usa esa habilidad no han sido los más edificantes.

 

Y hay que decirlo con todas sus palabras, el policía Rosasestá más que acostumbrado a crisis como la de Chalchihuapan y a otras acusaciones aún peores.

 

Lo menos que se le ha dicho a Facundo es que es culpable de la muerte del niño José Luis Tehuatlie Tamayo. Así, lo menos.

 

Parte de la reinvención política del gobernador Moreno Valle estriba en recomponer todo el aparato policiaco y de procuración de justicia en la entidad, mismo que está profundamente podrido.

 

Rafael debe valorar los costos, los pesos y contrapesos en la balanza política.

 

¿Qué representa un mayor costo político sostener a Facundo o pedirle que solicite una licencia por seis meses?

 

¿Cuál es el lastre más pesado, dejar que se proceda sobre los mandos policiacos o crear una “Comisión Especial Investigadora” que nace descalificada por los antecedentes de su “fiscal”?

 

La tragedia de Chalchihuapan nunca se podrá borrar. Pero a lo que puede aspirar Moreno Valle es a que su reinvención política sea tan impecable y pulcra que opaque ese momento fatídico y funesto.

 

La decisión está en sus manos señor gobernador.

 

Como siempre estamos a sus órdenes en cupula99@yahoo.com, sin mx.

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus