Imprimir esta página

Para encumbrar a Eukid y Maldonado, apuñalaron a ex aliados como Calderón y Ebrard




Escrito por  Arturo Rueda
foto autor
El ingreso asegurado a San Lázaro de sus principales operadores tiene un hecho común: pagar el costo de hundir a ex aliados. El morenovallismo es inclemente. Como lo dice Stannis Baratheon en la saga fantástica de Juego de Tronos: un rey no tiene familia o amigos, solo súbditos y enemigos. Para encumbrar a Eukid, le clavaron la espada a Margarita Zavala, la esposa del presidente Felipe Calderón. Para abrirle espacio a Maldonado, hubo que cortar la cabeza de Ebrard. Las alianzas valen por hoy, no por mañana.

A punto de finalizar la campaña electoral de 2010, cuando el monstruo tricolor empezaba a flaquear y los bonos morenovallistas iban al alza, el entonces Jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, se dio tiempo de venir a hacer campaña para respaldar al candidato de Compromiso por Puebla. En una cena con columnistas y directores de medios en el hotel El Presidente —con anécdota chusca por el alcoholismo de su entonces esposa Mariagna Pratts— el hijo dilecto de Camacho se deshizo en elogios y comprometió todo el apoyo del gobierno del DF hacia Moreno Valle. Pero lo que entonces unía Elba Esther Gordillo, hoy ya no lo una nada, y para que Luis Maldonado fuera diputado plurinominal se decidió hundir a quien en 2010 se consideraba aliado. Así son las alianzas políticas del régimen: lo que vale, vale hoy, sin largos plazos.

 

 

Gracias a esa estrategia coyuntural, antes de que se celebren las elecciones federales, el gobernador poblano ya coló a sus dos principales operadores políticos y a su estratega financiero estrella, todos plurinominales por la cuarta circunscripción. El todopoderoso Eukid Castañón amarró la posición uno de Acción Nacional y Roberto Moya Clemente, dadas las nuevas disposiciones de paridad de género, irá en la 7 o la 9, aunque tiene su lugar asegurado. También lo tiene Luis Maldonado, en posición 3 del PRD, quien aseguró su futuro más como una forma de dejar la Secretaría General de Gobierno que por sus méritos.

 

 

El ingreso asegurado a San Lázaro de sus principales operadores tiene un hecho común: pagar el costo de hundir a ex aliados. El morenovallismo es inclemente. Como lo dice Stannis Baratheon en la saga fantástica de Juego de Tronos: un Rey no tiene familia o amigos, solo súbditos y enemigos. Para encumbrar a Eukid, le clavaron la espada a Margarita Zavala, la esposa del presidente Felipe Calderón, piedra de toque de la victoria en la batalla por Casa Puebla, y en dos años de enormes presupuestos. Para abrirle espacio a Maldonado, hubo que cortar la cabeza de Ebrard. Las alianzas valen por hoy, no por mañana.

 

 

En ese primer plano estrictamente coyuntural también hay derrapones. Ayer, Margarita Arellanes perdió la candidatura al gobierno estatal de Nuevo León en la contienda interna del PAN. Moreno Valle tenía una alianza clarísima y calculaba que desde ahí podía ser uno de los bastiones para la presidencial de 2018. Había enviado apoyos y operadores. Pero el grupo dominante en el estado norteño, los de San Nicolás, dijeron no. Había muchos riesgos con impulsar a la alcaldesa tan identificada con los negocios casineros, y prefirieron a Felipe de Jesús Cantú. Al morenovallismo se le escapó Nuevo León. Aunque de todos modos todo indica que el PAN se va al tercer lugar.

 

 

Eukid, Maldonado y Moya son los operadores morenovallistas que ya tienen su ingreso asegurado, pero pronto podría sumarse Gerardo Islas Maldonado, quien dicen va amarrado en la posición 2 de Nueva Alianza. Todo dependerá de la votación final, ya que si obtienen el 3 por ciento de la votación nacional conservarán el registro y tendrán derecho a la asignación de pluris. Para que Gerardo entrara, tendrían que alcanzar el 5 por ciento. Se ve difícil.

 

 

Pero el reacomodo de Islas puede provocar el segundo bombazo electoral de la temporada electoral: la actriz y cantante Sherlyn sería la candidata de Acción Nacional por el distrito de Izúcar. Sher, identificada con el albiazul, al que se afilió en el sexenio calderonista, aprovecharía el trabajo que ya hizo Islas con su intensa precampaña por la Mixteca, y por su perfil juvenil, además de un excepcional talante político, puede hacerle buena competencia a Jorge Estefan Chidiac, quien tendrá que lidiar con el edil Madero, que va por el PRD, además de la combativa estructura de Morena en ese distrito. La cosa se pone buena porque el ex director de Bansefi ya se veía sin rival, como lo declaró varias veces.

 

 

La bancada morenovallista, alimentada transversalmente por Acción Nacional, PRD y Nueva Alianza, encontraría equilibrio en San Lázaro con la ya confirmada presencia de Ana Teresa Aranda por el PVEM-PRI. La Doña ya sólo espera los tiempos para que se haga oficial lo que ya todo mundo sabe, pero lo interesante es que la estrategia tiene una lógica de fondo: se plantea la presencia de Aranda en la Cámara de Diputados, asegurada con una pluri, para convertirse en el dolor de cabeza del morenovallismo en el tramo final del sexenio. Una y otra vez en tribuna, Anatere encabezará la oposición al régimen.

 

 

Solamente al PRI y a Morena les hace falta definir sus plurinominales. La batalla en el tricolor se da entre Juan Celis, de Antorcha Campesina, y el talentoso Guillermo Deloya. Las versiones indican que a la organización le habrían entregado el distrito de Atlixco para Hersilia Córdova a cambio de desistir de la pluri, por lo que el director del Icadep, quien cumplió de forma brillante su papel en el complejo proceso de designación de candidatos, tendría el camino despejado.

 

 

Y al ahora malquerido Ebrard, pese a la puñalada por la espalda recibida, de todos modos llegará a San Lázaro, ya sea por Morena o por Convergencia, pues con ambos mantiene negociaciones. Así que nadie debería dudar de que el ex jefe de gobierno será un enemigo más del régimen cuando llegue a San Lázaro.

 

 

Entre la bancada morenovallista trasnversal, y los operadores morenovallistas, todo indica que San Lázaro será la plataforma desde la que se jugarán las aspiraciones presidenciales de Moreno Valle.

 

 

 

 

Valora este artículo
(3 votos)
comments powered by Disqus