Friday, 28 de January de 2022

Pederastia sacude a la Iglesia católica en Puebla: ahora golpea en Don Bosco

Viernes, 07 Febrero 2014 00:16
Pederastia sacude a la Iglesia católica en Puebla: ahora golpea en Don Bosco
Henry David Betancourt Morales fue ingresado la madrugada de ayer al Cereso de San Miguel. La detención fue confirmada por fuentes de la PGR, quienes revelaron el delito por el que se le acusa, luego de las investigaciones que iniciaron el año pasado con un cateo en las instalaciones de dos oratorios salesianos por elementos de la Policía Federal Ministerial.
  • Víctor Hugo Juárez



Un caso más de pederastia estalló en la Iglesia católica poblana con la detención del sacerdote salesiano Henry David Betancourt Morales, capturado la madruga de ayer en el oratorio Don Bosco, ubicado en 17 Poniente, por elementos de la Procuraduría General de la República (PGR), al ser sorprendido con videos y fotografías en el que se aprecia a menores que exhiben sus partes íntimas y/o en actos sexuales. El sacerdote fue ingresado inmediatamente al Cereso de San Miguel.



La detención fue confirmada por fuentes de la PGR, quienes revelaron que el delito por el que se le acusa es el de pornografía infantil, luego de las investigaciones que iniciaron el año pasado con el cateo que se realizó en las instalaciones de dos oratorios salesianos por elementos de la Policía Federal Ministerial.



Luego de un año de las investigaciones, el juzgado Cuarto de Distrito liberó la orden de aprehensión 3/2014 que se ejecutó cerca de las 3 de la mañana de ayer en un discreto operativo realizado en las instalaciones del oratorio Don Bosco, que se ubica en 17 Poniente y 5 Sur de la colonia El Carmen.



Se comprobó que Henry Betancourt almacenaba material pornográfico en el que participan menores de edad, por lo que fue trasladado al Centro de Readaptación Social de San Miguel, donde se espera que se defina su situación jurídica.



El oratorio salesiano de Don Bosco es un espacio de congregación religioso para jóvenes, en su mayoría menores de edad, donde se practican actividades deportivas y religiosas para fomentar los valores entre las nuevas generaciones.



 



Los primeros operativos



Mediante dos operativos realizados a inicios del año pasado, elementos de la Policía Federal Ministerial recabaron las pruebas que llevó a la detención del padre salesiano Henry Betancourt por el delito de pornografía infantil.



Fue el jueves 21 de febrero de 2013 cuando elementos federales realizaron un cateo en las instalaciones del oratorio Don Bosco de la colonia El Carmen, donde por más de 12 horas buscaron pruebas específicas, que concluyó con el decomiso de los discos duros de las computadoras, así como teléfonos celulares de los cuatro padres que habitan ahí.



El segundo operativo se llevó ese mismo día en un oratorio salesiano ubicado en la colonia La Loma, donde con la misma estrategia los uniformados también decomisaron material para comprobar el delito de pornografía infantil que de acuerdo con las autoridades inició con una denuncia anónima.



En ambos casos los elementos forzaron las puertas para ingresar y por varias horas se concentraron en la búsqueda de material específico. En ese momento las autoridades federales mantuvieron en total hermetismo la línea de investigación así como los resultados de la misma.



 



Operativo sorprendió a salesianos



De acuerdo con una entrevista que el portal de noticias Imagen Poblana realizó al director del oratorio de Don Bosco, Cirilo Valdez, el operativo del jueves 21 de febrero de 2013 sorprendió a los sacerdotes salesianos, ya que los elementos tuvieron que forzar las puertas para ingresar y como parte del protocolo apuntaron con armas largas.



Cirilo Valdez aseguró que pese a la fuerza con la que entraron, siempre se mantuvieron respetuosos y sin someter a alguno de los presentes, por lo que se concentraron en la búsqueda de evidencia, de la cual dijo en ese momento ya conocía pero evitó mencionar para no entorpecer las investigaciones.



Los miembros del oratorio emitieron un comunicado en el que señalan que dichos operativos no pusieron en riesgo la integridad de los sacerdotes y aunque no recibieron explicación de la autoridad federal, supusieron que se trataba de un operativo relacionado con la venta de drogas.



“Respecto a la presencia de la Policía federal dentro del oratorio se recibió una denuncia anónima, se supone que fue en relación a la venta de droga, aunque no es algo oficial, ya que en ningún momento los federales quisieron dar explicación (…) al no encontrar nada raro en el lugar las autoridades se retiraron sin dar explicación alguna”, señala el comunicado en relación a los operativos del año pasado.



 

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Viernes, 07 Febrero 2014 02:51