Monday, 10 de August de 2020

Los grandes perdedores se lamen las heridas

Lunes, 19 Mayo 2014 00:00
El fracaso de Ernesto Cordero en la contienda interna del PAN dejó cuatro damnificados en Puebla. Encabezados por Fernando Manzanilla, la lista incluye a Javier Lozano y a los eternos perdedores del albiazul, Ana Teresa Aranda y Francisco Fraile. Aunque Manzanilla Prieto se vendió como el único capaz de contrarrestar la operación del morenovallismo, sucumbió estrepitosamente en la entidad frente a Eukid Castañón Herrera, quien coordinó la operación a favor de Gustavo Madero.
  • Héctor Hugo Cruz Salazar



La derrota de Ernesto Cordero en la contienda interna del PAN dejó dos grandes damnificados en Puebla: Fernando Manzanilla y Javier Lozano Alarcón, quienes le apostaron todo su capital al proyecto del senador con licencia. De paso, el resultado confirmó el sello perdedor de Ana Teresa Aranda y Francisco Fraile en cualquier elección en la que se presentan.



Manzanilla Prieto se vendió como “el gran operador” y el único capaz de contrarrestar la operación del morenovallismo en Puebla, la realidad lo puso contra las cuerdas y lo dejó en evidencia, sobre todo por el triunfo arrasador de Madero en la entidad, que fue prácticamente de cinco a uno.



Los corderistas le compraron a Manzanilla la versión de que si el morenovallismo había llegado al poder, en mucho se debía a su trabajo. Los ejemplos eran la campaña de Moreno Valle en 2010 a la gubernatura y en 2013 con la de Tony Gali Fayad por la alcaldía de Puebla, en las que estuvo a la cabeza de los equipos.



El ex secretario general de Gobierno fue designado como “coordinador de estrategia” de la campaña de Ernesto Cordero y desde ese puesto se enfrentó a Eukid Castañón, quien sin un cargo oficial fue el operador en Puebla de la causa maderista y obtuvo los mejores resultados.



Javier Lozano Alarcón quiso quedar bien con Dios y con el Diablo, pues aunque estuvo dentro de la campaña de Cordero Arroyo nunca se montó en el agresivo discurso corderista contra Moreno Valle y tampoco movió un dedo por apoyar al equipo en la Angelópolis. El experto polemista no tuvo una sola palabra de crítica contra el gobernador y su equipo pese a las evidencias de que estaban operando a favor de Madero.



“La Doña”, en es su papel de acérrima rival de Rafael Moreno Valle, fue la más activa para denostar al morenovallismo y fue más allá de las palabras al presentar una denuncia ante la FEPADE, acusando al gobernador poblano de desviar recursos públicos a favor de la campaña de Gustavo Madero.



Aranda Orozco y Fraile fracasaron en su intento por gestar en la entidad una “rebelión silenciosa” en contra del régimen estatal, bajo el argumento de que una y otra vez ha usado al panismo para sus fines políticos, pero nunca les pagó con cargos en la administración pública, sino al contrario, casi todos fueron echados a la calle. El mensaje que mandaban a los panistas era que la elección de la dirigencia nacional era la oportunidad de vengar todas esas afrentas a los “panistas de a de veras”, pero no les funcionó.



Francisco Fraile cargará también con la estrepitosa derrota de su candidato en Puebla, pues fue en el papel el coordinador de la campaña en la entidad, además de que es el personaje que salió perdiendo más pues aparte de ser exhibido su actuar como delegado del IMSS en el sexenio calderonista, fue denunciado penalmente ante la PGJ y PGR por los “negos” que auspició en dicho cargo.



 



 



 



 

Valora este artículo
(1 Voto)
Modificado por última vez en Lunes, 19 Mayo 2014 02:05