Thursday, 09 de December de 2021

Viernes, 06 Marzo 2015 01:27

Una mirada a tu interior… a través del yoga ¿Qué es el yoga?

El término yoga en su sentido más amplio se refiere a un conjunto de prácticas espirituales originadas en la India cuyo fin es lograr la perfección espiritual o la unión con el ser supremo (Atman para los hinduistas) por medio del Samadhi. De hecho, la palabra significa “unión” o religar, cuyo significado es parecido al término “religión” (del latín religare, “volver a ligar”).

  • Ruth Indira Aburto Trujillo

Las principales ramas del yoga son: Hatha yoga (el yoga del poder o la fuerza), Jñana yoga (el yoga del pensamiento), Karma yoga (el yoga de la acción), Bhakti yoga (el yoga de la devoción) y Ashtanga yoga (el yoga de los ocho pasos).

 

El Hatha yoga es la práctica más difundida en occidente, por lo que el término general de yoga se refiere comúnmente a esta disciplina.

 

En este tipo de yoga se enfatiza el aspecto físico del camino de la transformación y su impulso principal se dio en el siglo XV por Swami Swatamarama.

 

La palabra Hatha se compone de dos términos del sánscrito: hat que significa “sol” y ha que significa “luna”. Por lo que el término implica el balance entre energías opuestas pero complementarias. El Hatha yoga busca el equilibrio interno y el desarrollo de estados mentales positivos mediante posturas físicas denominadas “asanas” y mediante ejercicios de respiración, relajación y meditación.

 

Desde el punto de vista físico, el yoga aporta diferentes beneficios, desde aumentar la flexibilidad y la fuerza hasta ayudar al desempeño saludable de diversos órganos y glándulas del cuerpo. Según la tradición yógica milenaria, las asanas activan y desbloquean los centros energéticos del cuerpo (chakras) ayudando así al libre flujo de la energía vital (prana).

 

Desde el punto de vista tradicional de oriente

 

En la tradición yógica, el yoga es una herramienta que no sólo sirve para tener una buena salud, sino también para lograr la iluminación suprema, es decir, la máxima realización espiritual del ser humano. Para lograr esto es necesario que la energía vital del cuerpo (prana) fluya libremente y que los siete diferentes centros de energía principales (chakras) estén en un balance armónico (existe un octavo chakra, que es el chakra del aura que incorpora a los otros siete).

 

Desde el punto de vista de la ciencia occidental

 

Se ha observado que los ejercicios de respiración que se practican en la Hatha yoga bajan la presión sanguínea y disminuyen los niveles de hormonas del estrés. Estirar el cuerpo en las diferentes posturas estimula que se drenen los vasos linfáticos, que es el sistema que tiene el cuerpo para remover lo que no necesita. Mantener las posturas del yoga incrementa el tono muscular y promueve una sensación de bienestar físico; a su vez, protege las delicadas articulaciones de lesiones.

 

Te comparto la siguiente reflexión:

 

La ira proviene de la ignorancia, es una modificación del deseo, surge de la avaricia y el egoísmo.

La ira aparece cuando uno es ofendido, maltratado o criticado, cuando le señalan sus defectos.

La ira salta cuando un deseo no es satisfecho, viene cuando alguien se interpone en la satisfacción del deseo.

La ira se manifiesta debido a la autoestima, al deseo de ser honrado, o por imaginar que uno es más sabio y superior a todo el mundo.

La ira obstruye la razón, nubla el conocimiento y envenena la sangre, los nervios y todo el sistema.

“Aniquila la ira a través del amor, el perdón, la indagación, la devoción, el discernimiento, la sabiduría, la oración, el servicio, la comida Sáttvica, el desapego, el desinterés, Nitya Drishti, Dosha Drishti y Tanmaya Drishti”.

El propósito de la vida es tomar conciencia de la Divinidad esencial en el hombre. La ciencia del yoga señala el camino.

El yoga es principalmente un proceso de cultivo de uno mismo. La práctica del yoga hace a la vida plena y completa.

La práctica del autocontrol, el equilibrio mental, la sinceridad, la compasión, la pureza, el desinterés y la meditación constituyen el proceso del yoga.

“La pasión es la raíz y la ira el tallo. Tendrás que destruir la raíz primero”.

Información extraída de la filosofía de Sri Swami Sivananda.