Wednesday, 01 de December de 2021

Martes, 01 Septiembre 2015 17:04

Regresa plaga de aves al zócalo de Atlixco

Las lluvias provocan malos olores por los desechos de las palomas y hurracas en el zócalo de Atlixco 

  • Yessica Ayala

Atlixco, Pue.- La omisión del personal del ayuntamiento provocó que la plaga de palomas y hurracas regresara al zócalo de Atlixco, donde la lluvia ha aumentado el mal olor de los desechos de las aves.

 

Durante más de un año las autoridades han buscado falsas alternativas para erradicar este problema, en diciembre, del 2014 el ex director de Servicios Públicos de Calidad, Mario Pérez Méndez mandó a colocar cebos como repelentes.

 

Una sustancia orgánica disuelta en agua sobre el follaje de los árboles del perímetro del zócalo estaba diseñada para ahuyentarlas, pero no tuvo éxito.

 

Posteriormente por las tardes entre 5 y 6 de la tarde personal de parques y jardines quemaba pirotecnia para ahuyentarlas, pero tampoco funcionó y solo fueron blanco de críticas en las redes sociales victimizando a las palomas y hurracas.

 

Luego, la alternativa que propuso el regidor de obras y médico veterinario Juan Manuel Ayestarán fue la de comprar un sonar que esta vez prometía ahuyentar a las palomas de manera definitiva.

 

Por medio de un aparato sónico y ultrasónico las palomas y hurracas se irían del parque, pero la desidia del personal de servicios públicos provocó que se quedara el olvido y el artefacto había sido parte de uno de los tantos edificios públicos sin que se conociera su ubicación.

 

El ahuyentador dispone de un dispositivo para modificar la frecuencia y evitar así que los pájaros se acostumbren a un sonido regular.

 

Esperaban que el efecto de el ultrasonido de buenos resultados en al menos 5 meses ya que al principio las aves pueden incluso acercarse al equipo o posarse sobre él porque se sienten atraídas. Pasados unos días se sentirán tan incómodas que preferirán alejarse.

 

El aparato sí funciona, lo que no funciona es que se les olvidó prenderlo, luego activarlo, después detectar qué tipo de sonido funcionaba mejor para ahuyentar y por último en dónde estaba, refirió como comentario el mismo regidor que lo propuso en cabildo.

 

En entrevista el regidor mencionó que “el punto más indicativo y critico era en la salud pública, ellos trasmiten más de 50 enfermedades de paracitos interno y externos, coccidias virales y todo es por sus heces fecales cuando ellas caen ya nos manchó la ropa la acidez de las heces fecales hasta la rompen, pero lo importante era ver esa salud por que en el primer cuadro hay restaurantes y hoteles y se secan el viento, la lluvia lo lleva a otro lugar”.

 

Por su parte el presidente municipal José Luis Galeazzi al ser cuestionado sobre el sonar mencionó que no sirvió el artefacto el cual tuvo un costo de más de 70 mil pesos.

 

Aseguró que buscarán otra forma de ahuyentar a las palomas y hurracas pero no dijo cómo, aun no encuentran el método para deshacerse de esa plaga.

 

Las palomas ahora ya cubren edificios religiosos de importancia que se encuentran en la periferia como es la iglesia de la Merced.

 

Hasta el momento no se ha determinado la cifra exacta de la población existente, sin embargo se toma como referencia la cantidad de excremento la cual es mucha y luce terrible en el piso del zócalo principal.