Monday, 28 de September de 2020

Lunes, 28 Septiembre 2015 02:45

Edil de Texmelucan utiliza a niños para evitar desalojo del predio San Damián

Trabajadores del Ayuntamiento denunciaron que fueron obligados a resguardar el inmueble. El viernes se iba a ejecutar dicha acción en las áreas de Seguridad Pública, Tránsito Municipal, Servicios Públicos y Normatividad Comercial, luego de que una particular ganara el juicio, sin embargo, ya no se concretó.

  • Héctor Tenorio / San Martín Texmelucan

Como una forma de evitar el desalojo de las aéreas de Seguridad Pública, Tránsito Municipal, Servicios Públicos y Normatividad Comercial del gobierno de San MartínTexmelucan, instaladas en el predio de 32 mil metros cuadrados, conocido como San Damián, el edil Rafael Núñez obligó a los trabajadores a llevar a sus familias a hacer guardia desde la madrugada del viernes en el lugar, para evitar que la verdadera dueña, María Silvia Quiroz Quintana, tomaría posesión con la fuerza pública.

 

Desde las 7:00 de la mañana, los empleados se apostaron en el sitio con pancartas contra la síndico municipal Martha Huerta, a quien acusan de no defender el patrimonio municipal, y con leyendas de apoyo a las acciones que está tomando el presidente.

 

Ante rumores de que la funcionaria tomara posesión con la fuerza pública, en los alrededores del terreno se apostaron policías municipales vestidos sin uniforme, dispuestos a enfrentarse a éstos, pese a que había menores de edad.

 

Algunos empleados que pidieron el anonimato, contaron a este medio que fueron obligados por el gobierno a asistir con sus familiares, incluidos niños.

 

Cuando el edil arribó al sitio, dos niñas, sobrina e hija de la secretaria general del Ayuntamiento, Elia Esther Quintero Padilla, le manifestaron: “apoyamos al presidente en luchar por San Damián, para que los niños tengan dónde hacer ejercicio”.

 

Cabe citar que en la noche del jueves trascendió que la dueña llevaría a cabo dichas acciones, razón por la cual, el alcalde convocó una sesión extraordinaria de Cabildo, en donde informó que su gobierno ya había ganado el juicio, pero pese a ello, repartió volantes para invitar a los habitantes a no permitir que Quiroz Quintana se quedara con el terreno.