Saturday, 27 de November de 2021

Jueves, 17 Diciembre 2015 13:41

Sin mantenimiento edificios públicos de Atlixco

Cabe recordar que a comienzos del siglo XIX, el tianguis de Atlixco estaba en la Plaza de Armas. Es en 1942 cuando construyeron el actual mercado Benito Juárez en un espacio de 7 mil metros cuadrados. 

  • Yessica Ayala

Atlixco, Pue.- Los integrantes del Colegio de Ingenieros de Atlixco (CIA) alertaron que varios edificios públicos y de gran concentración humana en la ciudad no cuentan con la suficiente fortaleza estructural, esto debido a la falta de mantenimiento para soportar un movimiento telúrico de magnitudes medias.

 

Miguel Ornelas Campos, quien recientemente dejó la titularidad de ese organismo, alertó que además del Palacio Municipal, otro de los inmuebles que debe causar preocupación por ese tema es el mercado Benito Juárez, ubicado a dos cuadras del zócalo.

 

Cabe recordar que a comienzos del siglo XIX, el tianguis de Atlixco estaba en la Plaza de Armas. Es en 1942 cuando construyeron el actual mercado Benito Juárez en un espacio de 7 mil metros cuadrados. Durante los 62 años de vida, éste sufrió varias modificaciones con el fin de adecuarlo a las necesidades de los locatarios.     

 

Al respecto, Fermín Torres, representante de 300 personas pertenecientes a la Asociación de Comerciantes 21 de Marzo, cuya sede está precisamente en ese sitio, habló de la falta de un plan de evacuación en esa área para hacer frente a una contingencia natural, como un sismo de magnitudes considerables o la actividad volcánica.

 

Explicó que para evitar un siniestro generado por el mal manejo, de parte de los comerciantes, de sustancias o artefactos explosivos, están trabajando. “Y es que ahí todos los días conviven los cables de la energía eléctrica, los tanques de gas y el carbón ardiente. Y un descuido sería fatal”, sostuvo. 

 

Por otro lado, reconoció que decenas de trabajadoras y trabajadores en esa plaza, una de las más visitadas cada fin de semana por los turistas para degustar el típico platillo de la cecina atlixquence, ya comenzaron a mostrar los estragos de inhalar frecuentemente el humo producido durante la preparación de esa carne.