Monday, 19 de April de 2021

Jueves, 07 Mayo 2015 13:03

Velan los restos del militar poblano caído en Guadalajara.

El helicóptero de la SEDENA en que viajaban Diego  y  otras autoridades fue derribado por narcotraficantes.


Valle de Texmelucan.- En medio del dolor y el miedo, familiares y amigos recibieron el cuerpo de Diego N., soldado poblano que falleció junto con otros 6 militares en el ataque del pasado 1 de mayo a un helicóptero de la SEDENA, que ejecutaron narcotraficantes del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).

El servicio fúnebre inició en la región de Texmelucan, después que durante la tarde del miércoles llegó el féretro en cuyo interior se encontraban los restos del integrante de las fuerzas castrenses mexicanas.

Un camino de rosas sirvió como guía para que los habitantes de esta zona de Puebla acudieran al sitio en donde recibieron los restos del militar poblano, quien se encontraba en servicio en Jalisco durante los ataques que perpetuaron narcotraficantes de esa entidad.

Los asistentes se mantuvieron herméticos sobre el tema, pues temen por su seguridad ante la gravedad de los actos violentos que tuvieron lugar el pasado 1 de mayo, en donde integrantes del CJNG “incendiaron” ese estado. Pidieron respeto a los deudos.

Su familia recibió a distintas personas que acudieron a manifestar sus condolencias, en ese intercambio de muestras de afecto y solidaridad, fue inevitable el llanto de unos, mientras que otros, clamaron por justicia y un actuar de las fuerzas federales que derive en la captura de los responsables.

Mientras tanto, ataúd en el que se encontraba el cuerpo de Diego N., era rodeado por adornos florales, veladoras y oraciones, con las que pidieron por su eterno descanso, esto a la par de cánticos y bajo una ligera llovizna que cayó en la región.

Alrededor de las 8 de la noche los deudos iniciaron un rosario, posteriormente inició el velatorio, el cual fue a puerta cerrada.

 

De esa manera, este jueves se desarrollará una misa, y luego, los restos serán sepultados en un panteón de la zona de Texmelucan.

Diego N., junto con otros 6 soldados, y elementos de la Policía Federal, viajaban a bordo de un helicóptero Cougar EC725, propiedad de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).

Desde la aeronave, marcaron el alto a un convoy de vehículos en el que se trasladaban personas armadas, mismas que a su vez dispararon con un lanzacohetes en contra del helicóptero, el proyectil impactó el rotor de la cola, lo que ocasionó que se desplomara, lo que a su vez dejó el saldo ya conocido.

Por su parte, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, encabezó este mismo día un homenaje póstumo a los elementos castrenses.

El acto tuvo lugar en el Campo Militar Número 1, en donde ofreció sus condolencias, además, entregó el Lábaro Patrio a familiares de los militares fallecidos en el denominado “Operativo Jalisco”.

Por su parte, el General Brigadier Diplomado del Estado Mayor, Miguel Ángel Aguirre Lara, Comandante del Cuerpo de Fuerzas Especiales, se sumó a la lamentación de los hechos violentos en cuestión.

Fuente.- E – Consulta