Monday, 28 de September de 2020

Miércoles, 11 Marzo 2015 15:31

Caso de Toñito aún no llega ni al juez

La investigación del homicidio de Antonio de Jesús López Monje, víctima de bullying, sigue prácticamente estancada, pues aún no es consignada ante la Jueza Especializada en Justicia para Adolescentes y por lo tanto no hay órdenes de captura contra los menores asesinos.


Tras casi y año medio de que ocurrieron los hechos, en la escuela secundaria "Galileo Galilei" del municipio de Amozoc,  la Dirección de Averiguaciones Previas Zona Metropolitana Sur mantiene abierto el caso con el número de averiguación previa 655/2013.

Hasta el momento continúa realizando diversas diligencias; sin embargo, debido a que hay menores involucrados, la dependencia aseguró que no tiene permitido proporcionar información del tema.

Por su parte, fuentes del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) afirmaron que la Jueza Especializada en Justicia para Adolescentes todavía no ha girado ningún auto de sujeción a proceso contra alguno de los menores asesinos (orden de aprehensión en el caso de adultos).

Lo anterior se debe a que a la fecha la jueza no ha recibido el expediente, por lo que en este caso el TSJ aún no puede intervenir.

Asesinos eran integrantes de una pandilla

La madre del menor, María de Jesús Monje Tapia, señaló que, hace algunos meses, cuatro menores fueron presentados ante las autoridades ministeriales, pero posteriormente fueron liberados. Al parecer no tenían relación con los hechos del 28 de octubre de 2013, cuando "Toñito" fue agredido.

De los responsables se desconoce su paradero y en la escuela está prohibido hablar del caso. Sólo se sabe que, en aquel tiempo, eran estudiantes de tercer grado y Toñito cursaba apenas el primer año.

Los homicidas se autodenominaban integrantes de la pandilla "Los Cabrones de la Galileo Galilei" y agredieron al menor sólo porque éste trató de defender a una de sus compañeras, a quien los otros le estaban faltando el respeto.

Se presume que fueron seis alumnos los que le propinaron la golpiza al menor. Primero lo atacaron dentro de la escuela y después siguieron golpeándolo hasta los campos deportivos conocidos como "Puma", atrás de La Gran Bodega situada en la inspectoría Casa Blanca.

Luego de más de un año, se desconocen las identidades de los agresores. Desde un inicio, la madre de la víctima acusó que la Policía Ministerial no investigó, lo que permitió que los responsables se dieran a la fuga.

"A pesar de la denuncia que se levantó, es el momento en que la policía ministerial no ha trabajado en la búsqueda, localización y detención de los responsables que golpearon a mi hijo, me dicen que yo investigue, que yo los busque, cuando ese es su trabajo”, reprochó.

Como se recordará, tras la golpiza, Toñito llegó a su casa y al día siguiente comenzó a sentirse mal, le manifestó a su mamá que le dolía mucho su cabeza. Después cayó inconsciente y sus familiares lo llevaron al Hospital General de Tepeaca, donde lo canalizaron a un nosocomio de la ciudad de México. Ahí sufrió un derrame que lo llevó al coma.

Al menor se le practicaron al menos nueve cirugías, pero las lesiones eran irreversibles. Luego de entrar y salir de hospitales, finalmente decidió pasar sus últimos días con su familia en la junta auxiliar de Atencingo, en el municipio de Chietla, donde la madrugada del 2 de marzo, a las 3:00 horas, falleció.

Fuente: e-consulta