Thursday, 24 de September de 2020

Viernes, 11 Septiembre 2015 03:59

Reprueba CNDH Ceresos de San Miguel y Tehuacán

En el primero hay zonas VIP y tráfico de drogas, mientras que en el segundo reina la ingobernabilidad por falta de custodios. De acuerdo con el último Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2014, los dos penales de Puebla tienen una calificación de 5.98 y 5.91, respectivamente.

  • Víctor Hugo Juárez / @Juárez_VH

Privilegios, drogas e ingobernabilidad han convertido a los Centros de Readaptación Social (Ceresos) de Puebla y Tehuacán en una tierra sin ley, según el último reporte que realizó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), institución queha detectado zonas VIP y tráfico de sustancias prohibidas en el penal de San Miguel, mientras que en el de Tehuacán reina la ingobernabilidad por falta de policías custodios y de garantías para el cumplimiento de los derechos humanos.

 

De acuerdo con el último Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2014 que publicó la CNDH en estos días, los penales de Puebla y Tehuacán reprobaron la evaluación que realizó el organismo al obtener calificaciones de 5.98 y 5.91, respectivamente, a diferencia de los penales de Tepexi de Rodríguez y Ciudad Serdán que han sido mejor calificados.

 

De los cinco rubros que midió el organismo, el Cereso de Puebla salió peor evaluado con respecto de los aspectos que garantizan una estancia digna, con calificación de 4.93; mientras que en Tehuacán el rubro con más deficiencias fue el referentecon los aspectos que han de garantizar la integridad física y moral del interno.

 

Zonas VIP y drogas en San Miguel

 

La CNDH corroboró la existencia dezonas privilegiadas en el penal de San Miguel, y a pesar deque había sido un secreto a voces que lasautoridades se empeñaban en ocultar, la revisión del organismo nacional confirmó que hay espacios que favorecen la estancia para algunos internos.

 

El penal de Puebla capital obtuvo una calificación total de 5.98 puntos sobre 10, luego de que se promediaran las calificaciones obtenidas en los rubros que miden los aspectos que garantizan la integridad física y moral del interno; los aspectos que garantizan una estancia digna; las condiciones de gobernabilidad; la reinserción social del interno; así como los grupos de internos con requerimientos específicos.

 

En torno a las condiciones de gobernabilidad, la CNDH emitió seis observaciones, entre las que destaca la “existencia de áreas de privilegios, objetos y sustancias prohibidas e internos que ejercen violencia contra el resto de la población”, además de la “presencia de cobros por parte de los custodios”.

 

A esto se suma la ya conocida sobrepoblación del penal, recordando que el año pasado casi fue del cien por ciento, pues la cárcel cuenta con 4 mil 120 internos, cuando la capacidad que tiene está destinada para 2 mil 315 personas.

 

La insuficiencia de personal y la falta de procesos administrativos-operativos para garantizar la protección de los derechos humanos, así como la debida separación del área de mujeres con la de hombres en la zona de vista íntima,fueron otras de las observaciones que hizo la CNDH en el penal de la capital.

 

Tehuacán, con el promedio más bajo

 

Con una calificación de 5.91, el penal de Tehuacán fue el peor evaluado por la CNDH, principalmente, por no garantizar la integridad física y moral de los internos, así como carecer de condiciones de gobernabilidad.

 

El penal de Tehuacán manifestó una sobrepoblación del 82 por ciento, pues cuenta con 744 internos en un espacio con capacidad para 400 personas, además de que no cuenta con los suficientes custodios para garantizar el control y el orden necesarios.

 

Fallas administrativas para garantizar que los internos puedan quejarse ante la violación de sus derechos humanos y deficiencias en la calidad de los alimentos y las instalaciones,son parte de las deficiencias institucionales al interior del penal.

 

Tepexi y Ciudad Serdán los mejores calificados

 

A diferencia de Puebla y Tehuacán, los Ceresos de Tepexi de Rodríguez y de Ciudad Serdán obtuvieron la mejor calificación de los cuatro penales que midió la CNDH, al obtener un puntaje de 7.9 y 7.5, respectivamente.

 

En el caso de Tepexi de Rodríguez, el aspecto mejor evaluado fue el que garantiza una estancia digna al obtener una calificación de 8.5, sin embargo, el rubro más bajo fue el que prueba la reinserción social del interno. No obstante,carece de sobrepoblación, ya que cuenta con 941 un internos en un espacio con capacidad para mil 21 personas.

 

Entre las observaciones más destacadas de la CNDH, se subrayan las deficiencias en las instalaciones y en los manuales de procedimientos en casos de motín, así como la faltade personal para garantizar la gobernabilidad.

 

Observaciones similares tuvo el penal de Ciudad Serdán, el cual obtuvo una puntuación total de 7.5. Su mejor evaluación la alcanzó con respecto de aspectos que garantizan una estancia digna, con 8.4 de calificación, sin embargo, el área peor evaluada fue la referente a los grupos de internos con requerimientos específicos, con 6.7 puntos.