Wednesday, 23 de September de 2020

Miércoles, 04 Noviembre 2015 02:29

Pleito de borrachos termina en sangriento homicidio en El Oasis

Un ingeniero fue asesinado por su compañero de trabajo, pues le dio ocho balazos, de forma preliminar se sabe que el cuerpo presentaba ocho orificiospor proyectil de arma de fuego calibre .9 milímetros, seis en el área del abdomen y dos más en cada brazo

  • Alberto Melchor Montero / @_BetoMM

Al calor de las copas, un ingeniero de 25 años de edad fue asesinado de ocho balazos por su compañero de trabajo mientras se encontraban a las afueras de un predio en la zona de El Oasis, sin embargo, el asesino continúa prófugo, pues pese a estar plenamente identificado por el resto de sus compañeros de trabajo, siguen sin tener rastros de él.

 

Los hechos ocurrieron la noche del lunes, cuando minutos después de las 22 horas los números de emergencia fueron alertados sobre varias detonaciones de arma de fuego y posteriormente, los vecinos informaron que una persona yacía junto al jardín de fiestas Bonanza, en el predio marcado con el número 87 de la calle Oasis.

 

Al lugar llegaron elementos de la Policía Municipal y paramédicos del Servicio de Urgencias Médicas Avanzadas (SUMA), sin embargo, el hombre ya no presentaba signos vitales, por lo que se dio parte al agente del ministerio público y dar inicio con la diligencias de rigor.

 

En el lugar, el cuerpo del hoy occiso fue identificado como Ángel Falcón Mayo, de 25 años de edad y originario del estado de Tabasco. Otros de sus compañeros que no se encontraban en la zona al momento de la agresión reportaron que el joven era ingeniero y laboraba para una empresa regiomontana dedicada a la instalación de sistemas eléctricos.

 

De forma preliminar se sabe que el cuerpo presentaba ocho orificios por proyectil de arma de fuego calibre .9 milímetros, seis en el área del abdomen y dos más en cada brazo, además de algunos cartuchos más que no alcanzaron a hacer contacto con la víctima.

 

Respecto al agresor, se sabe que habría sido su compañero de trabajo y cuñado identificado con el nombre de Jorge Luna, sin embargo, se desconocen los motivos reales de la disputa, pues sólo se encontraron las botellas de bebidas alcohólicas que se presume estaban ingiriendo antes del fatal conato.