Wednesday, 21 de April de 2021

Viernes, 29 Mayo 2015 21:11

Antonio Esparza Soriano, un ejemplo a seguir

De él, muchos aprendimos a querer a la Institución, a entregar nuestras mejores capacidades al desarrollo de la misma y colocar el conocimiento y la cultura, en el sitio preponderante que les corresponde, como elementos para la formación de individuos con clara conciencia, responsabilidad y compromiso”, aseveró el Rector.


Historiador, escritor, poeta, periodista, profesor y polemista en el mundo de las letras, así podría describirse a Antonio Esparza Soriano. “En él encontramos a un hombre de firmes convicciones, un profesor generoso, un entusiasta promotor de la cultura y un digno universitario”, afirmó el Rector Alfonso Esparza Ortiz, durante un homenaje póstumo a dicho autor, realizado en el Paraninfo del Edificio Carolino.

Su obra y legado son trascendentes. “Su genio se impregna en las aulas y deja una impronta imborrable. Es así que la huella del maestro Antonio Esparza en la universidad es clara y profunda. De él, muchos aprendimos a querer a la Institución, a entregar nuestras mejores capacidades al desarrollo de la misma y colocar el conocimiento y la cultura, en el sitio preponderante que les corresponde, como elementos para la formación de individuos con clara conciencia, responsabilidad y compromiso”, aseveró el Rector.

Originario de Aguascalientes y quien a los tres años con su familia se trasladó a la ciudad de Puebla, a los 20 años (en 1941), con el tema “Romance de tu nombre en aire y agua”, Antonio Esparza Soriano obtiene el primer lugar en el certamen poético que convoca la Universidad de Guanajuato, con motivo del cuarto centenario de su fundación.

Cuatro años más tarde, en abril de 1945, en Aguascalientes gana el premio Nacional de Poesía. En ese año, fundó con Juan Manuel Brito, Juan Porras Sánchez, Gastón García Cantú, Ignacio Ibarra Mazari y otros distinguidos poblanos, la revista Cause, expresión intelectual del grupo liberal que contribuyó a crear conciencia sobre la necesidad de modernizar la enseñanza en la Universidad de Puebla.

Sus contribuciones a la cultura y las letras honran al estado y al país, aseguró Luis Antonio González Salazar, director General de Difusión Cultural. A esta afirmación se sumó Alejandro Palma Castro, director de la Facultad de Filosofía y Letras, quien dijo:

“Esparza Soriano es autor de una de las obras literarias más importantes de Puebla (…) No sólo se desempeñó en el ámbito cultural, también fue jefe de redacción y subdirector del periódico El Sol de Puebla (…) En el ámbito educativo, tomó parte activa en la reforma a los planes de estudio de la Escuela Preparatoria Nocturna (hoy preparatoria Benito Juárez), de la cual era director”.

Agregó que un trabajo fundamental fue el cambio de los planes de estudio del nivel bachiller, durante el segundo Congreso Nacional de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) en 1954, donde se insistió en la formación humanística y moral en el perfil de egreso de este nivel de formación.

La ponencia presentada por la delegación poblana integrada por Esparza Soriano, Gastón García Cantú y Gonzalo Bautista O´Farrill, Rector en ese entonces de la Institución, delineó los aspectos más importantes de la reforma de las preparatorias a nivel nacional, por lo cual fue aprobada por unanimidad. De esta manera, Antonio Esparza Soriano “es un universitario destacado y un ejemplo de vida”, expresó Palma Castro.

Finalmente, Humberto Sotelo Mendoza enfatizó sobre la visión humanista de un hombre ejemplar, para quien la cultura fue el medio para salvar y reivindicar a la humanidad.

Last modified on Viernes, 29 Mayo 2015 21:25