Saturday, 10 de April de 2021

Jueves, 07 Julio 2016 01:38

Asumen el riesgo vecinos del cerro de San Miguel, no evacuarán la zona

Son 80 las familias que están en peligro ante un posible derrumbe del lugar. Pese a la reunión que hubo con autoridades de Atlixco, los habitantes aseguraron que no saldrán del lugar, en respuesta al edil José Luisa Galeazzi, quien se negó a ayudarlos en la reubicación

  • Yessica Ayala / Atlixco


Vecinos que tienen sus viviendas en el cerro de San Miguel, una zona catalogada como de riesgo aseguraron que no evacuarán la zona, ante la negativa del Ayuntamiento de Atlixco, encabezado por José Luis Galeazzi quien declaró que vivir ahí era sólo responsabilidad de los pobladores y que no se contaba con presupuesto para reubicarlos.


Durante una reunión que los colonos realizaron con René Tetlamatzin, director de Gobernación, señalaron que nadie saldrá de sus casas ya que es el único patrimonio que tienen.


“Nadie  va a salir porque es  nuestro hogar desde que nacimos y no tenemos otro lugar a donde ir. Si quieren que vengan a arreglar que sea poco a poco, eso se puede ir haciendo por cachos, pero estando nosotros porque de que nos salgamos no nos vamos a salir de nuestros hogares”, dijo una de las vecinas en la reunión.


Cabe señalar que tras la inspección y el análisis que Protección Civil del Estado y del Municipio resolvieron que cada vez más se reblandece la barda perimetral del ex convento de San Francisco por lo que podría venirse abajo y aplastaría a 80 familias.


“Todos estamos conscientes de que hay riesgos de vivir en esta parte, lo que se hizo después de dar un dictamen es remarcar el perímetro de riesgo, hay una parte específica y es por eso que ya se les notificó (…) La notificaciones una recomendación para ustedes como lo hacemos en todas las partes que consideramos que hay riesgos”, dijo René Tetlamatzin.


Tras un largo rato de estar escuchando las quejas de los habitantes, el funcionario de Gobernación concluyó que la recomendación sigue siendo la misma y se tendrán que salir los vecinos, por lo que quien permanezca en su domicilio será bajo su propio riesgo.