Wednesday, 21 de October de 2020

Lunes, 01 Agosto 2016 09:28

Ladrones se salvan de ser linchados en Huaquechula tras torturar a sexagenario

Los pobladores quisieron hacer justicia por su propia mano luego del robo perpetrado por estos sujetos en contra de Fulgencio Torres, a quien le amputaron un dedo y le hicieron otros cortes en cara, cuello y hombros.

  • Yessica Ayala/Huaquechula


Esteban Morales Aguilar de 17 años y Joel Castillo Neri de 20 de edad,  fueron los dos jóvenes que estuvieron a punto de morir linchados tras robar dos caballos a un sexagenario de la comunidad de Tezonteopan de Bonilla, en el municipio de Huaquechula.


Los pobladores quisieron hacer justicia por su propia mano luego del robo perpetrado por estos sujetos en contra de Fulgencio Torres, a quien le amputaron un dedo y le hicieron otros cortes en cara, cuello y hombros. Su intención era robar el dinero que el hombre de 60 años de edad había cobrado por la venta de un terreno, pero al no obtenerlo le hicieron varias lesiones para que revelara dónde estaba el efectivo. Al no conseguir lo que querían, se llevaron dos caballos, también de su propiedad e intentaron darse a la fuga.


Ante estos hechos los pobladores lograron retener a los ladrones y recuperar los caballos, debido a que los tienen plenamente identificados pues hace 15 días robaron 7 caballos, una yunta y dinero en efectivo de otro vecino; fueron detenidos por la policía pero cuatro días después los pusieron en libertad.


La turba comenzó a alterarse y a intentar linchar a los sujetos, cuando llegó la policía tanto auxiliar como municipal fueron recibidos con piedras y palos, provocando que los elementos salieran corriendo del lugar.


Las unidades fueron quemadas por la muchedumbre y en todo momento mostraron agresión hasta con los medios de comunicación, a quienes con amenazas pidieron que se retiraran.


Los hechos ocurrieron alrededor de las 8:30 de la noche del domingo pero mientras más pasaban las horas, la gente más se enardecía, hasta que la autoridad auxiliar logró convencerlos de que paramédicos revisaran a los ladrones, pues aseguraban que por las drogas que habían ingerido se sentían mal de salud.


Al lugar llegó una ambulancia que los trasladó a las oficinas de la autoridad auxiliar y ahí permanecen.


Cabe mencionar que la policía municipal ni la estatal no han entrado a la comunidad y aún no se define la situación de los dos jóvenes.