Thursday, 29 de October de 2020

Lunes, 03 Octubre 2016 03:26

Busca Anac proteger a los ediles de atentados

La asociación de alcaldes muestra su preocupación por los 86 asesinatos de presidentes municipales registrados en una década.

  • Luisa Tirzo / San Andrés Cholula


Al considerarse como un problema serio el asesinato de alcaldes, dados los 86 casos reportados en la última década en todo el país, la Asociación Nacional de Alcaldes (Anac) buscará la creación de un grupo de reacción que atienda las amenazas o atentados contra ediles electos, ex ediles y ediles en funciones, así como la ampliación del fondo para Fortalecimiento de la Seguridad Pública (Fortaseg) a más municipios, la profesionalización de las policías municipales, y la mejora de sus salarios, entre otras cosas.


Así lo dio a conocer Miguel Amador Hernández, subdirector de Gestión y Asistencia Técnica de la ANAC, tras la Decimoquinta Sesión del Comité Nacional de Seguridad, quien explicó que los atentados contra ediles se han agravado a nivel nacional, “hemos hecho un diagnóstico y es serio, pues desde el 2006 hasta agosto de este año, han sido asesinados 86 alcaldes electos, ex alcaldes y ediles en funciones”.


Explicó que se han detectado tres características como común denominador en los asesinatos: los ediles afectados pertenecen a municipios con debilidad institucional dado que son localidades pequeñas con un presupuesto menor a 200 millones de pesos al año, no tienen acceso al Fortaseg y hay presencia del crimen organizado en sus zonas.


“Nos acercamos a la Comisión Nacional de Seguridad Pública, instalamos mesa técnica, estamos trabajando en ese protocolo para proteger a los ediles. La propuesta es que el Fortaseg se amplíe a más municipios; hay recorte en Seguridad Pública federal eso es delicado y vamos a pedir que se reconsidere, además de la profesionalización policías municipales, mejorar sus sueldos, carrera policial; son algo de los temas que se tienen previamente para instalar un protocolo”, explicó.


Agregó que, para poder contar con un protocolo de seguridad para los ediles, se tiene que delimitar la zona de riesgo, incluso ya cuentan con un mapa basado en los asesinatos de ediles reportados, el cual está dividido en cuatro zonas; A, B, C y D, siendo la “A” las más peligrosa, y la “D” la más segura para ser alcalde.


Concluyó que es necesario que se cuente con un grupo de reacción que atienda cuando un edil sea amenazado o ya haya recibido un atentado, además de que debe haber trabajo coordinado entre las policías municipal, estatal y federal.