Sunday, 25 de October de 2020

Viernes, 26 Febrero 2016 02:47

Derrumban casas para el paso de la Radial a Tlaxcalancingo

Luego de que el gobierno de San Andrés Cholula consiguiera el derecho de vía. Aunque el proyecto no ha sido presentado, se ha informado que costará más de 25 millones de pesos en esquema 70/30, lo que significa que el gobierno estatal aportaría el 70 por ciento.

  • Luisa Tirzo / San Andrés Cholula


Personal del Ayuntamiento de San Andrés Cholula dio inicio a la demolición de las primeras casas que se ubican en Camino Real que permitirá la construcción de una radial, misma que conectará la cabecera municipal con la junta auxiliar de Tlaxcalancingo. 


Esta acción arrancó la tarde de ayer jueves, luego de que la administración de Leoncio Paisano Arias terminara con las negociaciones con los dueños con el fin de liberar el derecho de vía. 


La obra consiste en la pavimentación de 2.4 kilómetros de carretera, ampliación a cuatro carriles, banquetas, un camellón y espacio para ciclovía en ambos sentidos. Hasta finales del año pasado se calculaba una inversión conjunta con el estado por más de 25 millones de pesos. 


La obra debió iniciar desde hace medio año, pero se retrasó debido a que muchas personas se oponían al proyecto. 


Acorde con la versión de algunos vecinos, van cinco las casas derrumbadas. CAMBIO Regionales contactó a algunos de los dueños pero se negaron a dar su versión, únicamente confirmaron que llegaron a un acuerdo con el edil. 


Las faenas fueron supervisadas por el regidor de Gobernación, Fausto Rojas y del titular de Obras Públicas, quienes se negaron a dar mayores detalles sobre las demoliciones. 


En total, son cerca de 100 los afectados, a quienes el Ayuntamiento les ofreció descuentos y facilidades en el pago de sus contribuciones, pues no tenía previsto indemnizar, debido a que el alcalde considera que la ganancia que obtendrán los afectados tiene que ver con la alta plusvalía que gozará la zona, tras concluir la carretera.


En entrevistas pasadas, Leoncio Paisano aseguró que ya tenía liberado el derecho de vía de la mayoría de las propiedades, siendo únicamente los dueños de las bodegas los que se resistían a las obras.