Saturday, 31 de October de 2020

Jueves, 21 Abril 2016 01:49

Acusan de feminicidio al asesino de bebé en Cholula

Esteban Vargas Duarte de 19 años habría asesinado a su hija de 15 días de nacida. El delito podría tipificarse como feminicidio por las características de dolo y violencia en razón de género por parte del filicida.

  • Alberto Melchor / @_BetoMM


Luego de asfixiar a su hija Valentina de 15 días de nacida, Esteban Vargas Cuautle de 19 años de edad podría recibir una sentencia de hasta 60 años de cárcel tras ser consignado por el delito de feminicidio por parte del juez penal de Cholula en el proceso penal 155/2016, quien recibió los elementos suficientes para acreditar que hubo dolo y violencia en razón de género por parte del filicida.


Vargas Cuautle fue consignado por este delito la mañana de este martes, sin embargo, el joven que laboraba como repartidor de pizzas ya enfrentaba el proceso penal 144/2016 desde el pasado jueves 14 de abril cuando se le imputaron los cargos por falsedad de declaraciones e informes dados a las autoridades ya que tras asesinar a la pequeña, acudió a denunciar un supuesto secuestro para intentar evadir su responsabilidad.


Fue la mañana del pasado 12 de abril al filo de las 9 de las mañana cuando Vargas Cuautle se ofreció a llevar a su hija a consulta en la Clínica 12 del IMSS en San Pedro Cholula debido a los pocos días que tenía de dar a luz su pareja Marisela Mora, sin embargo, tras acudir al hospital, asfixió a la bebé y abandonó su cuerpo en las inmediaciones del basurero de San Andrés Calpan.


Sin dar parte a los números de emergencia, regresó a su casa para informarle a su pareja que dos sujetos lo habían golpeado y le había arrebatado a la niña para después huir a bordo de un automóvil Nissan Tsuru. Familiares y amigos comenzaron a difundir la foto del bebé en redes sociales mientras que el padre rendía su declaración en el Ministerio Público de Cholula.


Dada la relevancia del caso fue remitido a las oficinas de la Fiscalía General del Estado (FGE) donde la presión lo traicionó y comenzó a caer en contradicciones hasta que terminó por confesar que él había matado a la pequeña Valentina por problemas en su relación y a causa de la frustración de tener que trabajar y no poder retomar sus estudios, según declaró a las autoridades.


Con estos antecedentes, aunado a la alevosía y ventaja sobre la menor, el juez de lo penal decidió consignarlo por el delito de feminicidio, por lo que su sentencia de acuerdo con el Código Penal va de los 40 a los 60 años de prisión.