Friday, 23 de October de 2020

Lunes, 08 Febrero 2016 00:03

Caso Pau Camargo: abogada acusa amenazas de los papás de Chema

Marisol Montes Baro hace responsables a los señores de cualquier cosa que le ocurra. La ex defensora de la familia de la joven desaparecida asegura que mañana presentará la denuncia correspondiente, luego de que coincidiera en el estacionamiento del Cereso de San Miguel con los padres de José María Sosa.

  • Alberto Melchor / @_BetoMM


La abogada Marisol Montes Baro, quien fuera la defensora de los papás de Paulina Camargo por un par de semanas tras la desaparición de la joven, acusó ser víctima de supuestas amenazas por parte de los papás de José María Sosa Álvarez, quien actualmente se encuentra detenido, acusado de homicidio y aborto en agravio de la joven.


 


De acuerdo con una publicación hecha por la legista a través de su cuenta de Facebook, el ríspido encuentro con los papás de “Chema” se dio cuando ambas partes coincidieron en el estacionamiento del Cereso de San Miguel la tarde de este domingo.


 


“La señora me gritaba amenazándome al igual que el señor, desde este momento cualquier cosa que me pase hago responsable a los papás de Chema, mañana presentaré mi denuncia y obvio hay testigos”, anunció Montes Baro en su perfil.


 


Agregó que las supuestas amenazas, fueron realizadas mientras los papás de José María estaban a bordo de una camioneta doble cabina color negro, sin embargo, no detalló cuáles fueron las amenazas en su contra, ya que sólo hizo énfasis en su participación en el caso que derivó en la detención del joven.


 


Chema Sosa actualmente se encuentra preso en dicho centro penitenciario acusado del homicidio de Paulina Camargo, quien fue vista por última vez en Puebla el pasado 25 de agosto del 2015, tras un encuentro entre ambos jóvenes en las inmediaciones de la colonia San Manuel.


 


Al momento de su desaparición, la joven tenía poco más de 18 meses de gestación y fue la legista Montes Baro quien acompañó a los padres de Paulina durante la detención de Chema en la que supuestamente aceptó su culpabilidad en los hechos, aunque días después la familia prescindió de los servicios de la abogada.