Lunes, 20 de Septiembre del 2021

Alcaldesa de Coronango otorga sueldazos a regidores priistas pero no paga a la oposición

Alcaldesa de Coronango otorga sueldazos a regidores priistas pero no paga a la oposición
Miércoles, 17 Mayo 2017 01:43
Luisa Tirzo / Coronango

El regidor de Ecología, Eulogio Toxqui aseguró que Hermelinda Macoto no le quiere pagar. A pesar de que el Tribunal Electoral del Estado determinó que se deben compensar los sueldos caídos, la edil sentenció que no acatará la indicación.



La alcaldesa de Coronango, Hermelinda Macoto Chapuli, premia con ‘sueldazos’ a los regidores de su partido – el PRI – que le aprueban todo en las sesiones de cabildo, y a los de oposición no les paga y los bloquea, acusó el concejal de Ecología, Eulogio Toxqui Soriano.


El pasado viernes, el Tribunal Electoral del Estado ordenó a la alcaldesa de extracción priista, pagarle los sueldos atrasados, prestaciones y aguinaldos, al regidor de Ecología, a quien desde julio del 2016 le retuvieron sus pagos.


Tras ventilarse el dictamen de la autoridad competente, la alcaldesa advirtió en entrevista con medios locales, que no acataría el fallo, y que impugnaría, puesto que Toxqui Soriano no se presenta a los cabildos ni a los eventos oficiales.


Agregó que no pagaría el sueldo completo y que incluso se le aplicarían descuentos al regidor en cuestión, esto por sus constantes ausencias y su falta de desempeño.


Toxqui Soriano reprochó que Macoto Chapuli les paga a sus compañeros hasta el triple de lo que él percibe mensualmente; “a mí me daba 10 mil pesos, mientras que los demás ganaban entre 18 y 24 mil pesos en el 2016, y este año les autorizó el aumento de su sueldo a 32 mil pesos”, dijo.


El concejal omitió el monto de lo que la Comuna le adeuda y reiteró que la edil ha politizado el pago de sueldos, ya que favorece a los regidores de su partido dado que ‘le aprueban todo lo que somete a cabildo’.


Ventiló que, a él, y a su compañero de Obras Públicas, José Toxqui Coyotecatl, les ha suspendido sus salarios por no aprobarle los estados financieros, al asegurar que en éstos aparecen cantidades elevadas cada mes, sin comprobarse su destino.