Sábado, 25 de Septiembre del 2021

Pobladores de Huehuetlán El Grande entierran a sus muertos

Pobladores de Huehuetlán El Grande entierran a sus muertos
Jueves, 06 Julio 2017 03:50
El Tizne Noticias / Huehuetlán El Grande

Retienen a corresponsal de CAMBIO y le quitan material fotográfico y de video. Uniformados tuvieron que intervenir en la turba que se formó alrededor del periodista quien fue amenazado con ser linchado.



En Huehuetlán El Grande se realizó el sepelio de tres de los pobladores que murieron la noche del lunes pasado cuando la banda de Pedro Martínez Gómez desató una cacería en contra de aquellos que se negaban a pagarle el derecho de piso.


El sepelio de Merced Torres —empresario de artículos de construcción y primer ejecutado—, así como los de Evaristo Ramírez y su hijo Ramiro Ramírez, se llevaron a cabo en el panteón municipal luego de una noche de velación. Los cinco cuerpos restantes calcinados aún no pueden recibir sepultura debido a que se encuentran en el SEMEFO para análisis.


Durante el sepelio, horas de incertidumbre se vivieron cuando una turba de 15 personas conformada por supuestos familiares de los ejecutados a inicios de esta semana, retuvo y amenazó a un periodista de esta casa editorial quien fue a cubrir el suceso, mientras que otros informadores más, al presentarse los hechos dejaron el lugar.


Después de la misa de cuerpo presente en la iglesia de la comunidad, familiares y amigos trasladaron en una procesión los cuerpos de dos hombres que fueron baleados la noche del domingo al campo santo para darles el último adiós.


Mientras la banda de música y un mariachi tocaban canciones populares, los familiares despedían a sus deudos al mismo tiempo en que se rezaba un rosario bajo la mirada discreta de los elementos de la Policía Estatal.


El corresponsal de CAMBIO ingresó al campo santo cerca del mediodía con la finalidad de tomar nota de los hechos que acontecían. El ambiente era tenso, el aire se tornaba pesado y los pobladores eran discretos en sus comentarios, colegas de otros medios de comunicación entrevistaban a personas cerca de la puerta al panteón. 


Los hechos


El corresponsal se encontraba levantando información e imágenes para su cobertura periodística, acompañado de otro hombre cuando fue señalado por un poblador que dijo en voz alta: ‘agárrenlo, que no se vaya, está grabando video’.


Tras la alerta, el corresponsal ya estaba rodeado de al menos ocho personas quienes con palabras altisonantes y ofensas lo agredieron verbalmente, no había nadie con quien poder conversar para explicar que era corresponsal de un periódico y que sólo estaba tomando nota de los hechos.


Fueron cerca de 10 minutos sin poder hablar, hasta que otro joven corrió al punto donde estaba la turba y exigió ver el contenido del celular. En ese momento, el periodista ya estaba rodeado de pobladores que exigían ver su móvil.


“Una vez que les mostré el celular, me exigieron que eliminara toda la información que en el celular había, incluido material de otros temas. Un señor de unos 45 años se acercó y quitando a todos me exigió con groserías que abandonara el lugar, por lo que me escoltaron hasta la entrada del cementerio en donde se encontraba una unidad de la Policía Estatal”, relata el corresponsal.


Afuera del panteón le notificaron que su compañero también fue retenido y después de 20 minutos, con auxilio de la policía fue rescatado.


El corresponsal y su acompañante fueron escoltados por los uniformados y dejaron el municipio.