Miercoles, 22 de Septiembre del 2021

Crece temor por grieta en Chiautzingo; geólogos dicen que sigue el movimiento

Crece temor por grieta en Chiautzingo; geólogos dicen que sigue el movimiento
Domingo, 22 Octubre 2017 14:49
Héctor Tenorio / San Lorenzo Chiautzingo

Ahora presenta un desgajamiento de hasta 40 metros, por lo que lo inspeccionan académicos de la BUAP. Los lugareños han aclarado que se trata de una franja de barrancas que existen desde que tienen memoria, y que a raíz del temblor han presentado agrietamientos



A un mes del sismo, la barranca San José en la comunidad de San Antonio Tlatenco, en el municipio de San Lorenzo Chiautzingo, continúa presentando desgajamientos de hasta 40 metros. Por tal motivo, geólogos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) realizaron una inspección y confirmaron que se sigue presentando movimiento en la zona. 


Tras el sismo de 7.1 grados registrados el pasado 19 de septiembre, la franja de barrancas que cruza por las comunidades de Santa María Nepopualco (Huejotzingo) y San Antonio Tlaltenco (Chiautzingo), denominada ‘Mapalco-San José’, presentó desgajamientos y tolvaneras, lo que hizo pensar inicialmente que se trataba de la formación de una enorme grieta. 


No obstante, los lugareños y las propias autoridades de Huejotzingo y Chiautzingo, han aclarado que se trata de una franja de barrancas que existen desde que tienen memoria, y que a raíz del temblor han presentado agrietamientos, desplazamientos y desgajamientos. 


La regidora de Gobernación, Laura Peralta, reveló que antes del sismo del 19 de septiembre, la barranca tenía aproximadamente 60 metros de ancho y ahora se ha detectado que tiene un ensanche de entre 20 y 40 metros en algunos puntos. 


“Hay lugares en donde ya suman 80 y 100 metros de ancho, derivado de que aún se siguen presentando derrumbes en ambas caras de la barranca, ya que en una zona llegó hasta la carretera de esta comunidad", agregó. 


A petición de autoridades de Huejotzingo, la zona fue inspeccionada hace un mes, por geólogos de la XXV zona militar, quienes confirmaron que sólo se trata de derrumbes y rechazaron que se tratara de una falla geológica. 


Laura Peralta recordó que en la zona de Chiautzingo, los desgajamientos en la barranca, afectaron una vivienda la cual quedó partida a la mitad, motivo por el cual fue necesario el desalojo de la familia que habitaba en ella.