Miercoles, 10 de Agosto del 2022

Othón Muñoz se ufana de su cercanía con el morenovallismo en audiencia de vinculación

Othón Muñoz se ufana de su cercanía con el morenovallismo en audiencia de vinculación
Lunes, 28 Agosto 2017 17:07
Carlos R Cózatl Martínez / @cr_cozatl

El empresario gasolinero fue vinculado a proceso por los delitos de posesión de estupefacientes y portación de armas de fuego. El implicado reveló que el día de su aprehensión se sintió tranquilo cuando vio al funcionario en su casa el día del operativo.



Othón Muñoz Bravo, alias ‘El Cachetes’ –identificado en un inicio por las autoridades como un empresario huachicolero– se ufanó de su cercanía con el morenovallismo pues durante la audiencia de vinculación a proceso, aseguró que tiene una amistad con el fiscal regional José Arturo Hernández Arvide –presente en la sesión– quien incluso, el día de su detención por agentes de la Marina le prometió que todo iba a estar bien, aunado a que se habían encontrado en múltiples fiestas.


Aunque exhibió supuestas irregularidades y maltratos por parte de la Marina y la Fiscalía General del Estado (FGE) ante el Juez de Control este lunes, el empresario fue vinculado a proceso por los delitos de posesión de estupefacientes en su modalidad de comercio y portación de armas de fuego. Sin embargo, como CAMBIO adelantó, será juzgado por el orden federal, ya que no le compete al juzgador del fuero común.


Además, el imputado aseguró que el día de su detención (20 de agosto) en el fraccionamiento El Secreto en San Andrés Cholula, fue confundido con el líder de ladrones de combustible Antonio Martínez Fuentes ‘El Toñín’, responsable de la balacera del pasado tres de mayo en Palmarito Tochapan en Quecholac, cuyo saldo fue de 10 muertos: cuatro militares y seis civiles, entre ellos una mujer y un menor de edad. 


El Cachetes y su vínculo con fiscal regional


En su declaración, Othón reconoció ser un empresario y entre otros negocios, cuenta con tres gasolineras en la capital. Exhibió su cercanía con funcionarios estatales, “una persona que viste un saco negro, gordito, y que se ubicaba a su lado izquierdo”, señaló durante la audiencia en alusión al fiscal regional José Arturo Hernández Arvide.


Cuando fue cuestionado por su defensor sobre cómo conocía al funcionario presente, reveló que en múltiples eventos sociales, además que habían sostenido pláticas. Incluso dijo que el día de su aprehensión, se sintió tranquilo al ver al funcionario en su casa.


“Él (fiscal regional) llegó como a las 16:30 horas y se identificó como parte de la Fiscalía General del Estado. Me aseguró que todo estaría bien, yo tenía miedo por lo que le pasó a mi hermano (asesinado en Veracruz en mayo pasado)”, dijo durante el interrogatorio de la defensa. 


Denuncia maltrato y que lo confundieron con El Toñín


Al inicio de la audiencia, después de que dos nuevos abogados aceptaran y protestaran el cargo de defender a Muñoz Bravo, de manera voluntaria el implicado accedió a declarar, rehusándose al derecho de la no autoincriminación, relatando de viva voz lo sucedido durante la madrugada del 20 de agosto.


Entre los hechos relevantes destaca que en ningún momento se acreditaron los ‘encapuchados’ que allanaron su vivienda, ya que ni siquiera le mostraron una orden de cateo por lo que pensó que se trataba de un secuestro.


El Cachetes’ también asentó en actas que nunca se aventó del segundo piso de su domicilio como aseguró en la primera audiencia el agente del Ministerio Público, pues al asomarse por dicha ventana del baño, los marinos pensaron que trataba de escapar por lo que lo empujaron cayendo a la cochera, situación que lo dejó noqueado hasta que despertó dentro del domicilio, amarrado frente a su familia.


También aseguró que fue amenazado de muerte por los ‘encapuchados’, quienes obligaron a su esposa e hija a cambiarse de ropa frente a ellos.


“Me gritaban ‘te vas a morir hijo de tu puta madre’, ‘hijo de perra’. Hasta me llegaron a decir que yo era un tal ‘Toñín’ y yo a ese ni lo conozco, para mí que estaban equivocados”, dijo durante su comparecencia en el estrado. 


Juez se declara incompetente por delito de portación de armas de fuego


Una vez que el agente del Ministerio Público y la defensa expusieron sus alegatos para lograr la vinculación o no al proceso, el Juez de Control de la zona centro poniente, anunció la vinculación a proceso de Othón Muñoz Bravo por los delitos de posesión de estupefacientes en su modalidad de comercio y la posesión y portación de armas de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.


Sin embargo, la justicia estatal se declaró incompetente por el delito vinculado con la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, ya que éste es de orden federal, por lo que delegó el caso a un Juez de Control Federal.


Para garantizar su comparecencia ante ambas cortes, dictó que se mantiene la medida cautelar de prisión preventiva por el tiempo que dure la causa penal y dictar tres meses como plazo de investigación. 


Fallas técnicas rodearon la audiencia de El Cachetes


La Casa de Justicia de Cholula, que tuvo una inversión de más de 57 millones de pesos, fue testigo de la audiencia de vinculación a proceso en contra de Othón Muñoz Bravo, la cual se llevó a cabo entre múltiples fallas técnicas, a pesar que el Juez aseguró que se encontraba en condiciones óptimas para su empleo.


En primer lugar el sonido de la sala de audiencias donde se tenía programada la sesión de la tarde del lunes, fue ineficiente, y por temor a que no fuera legible la grabación, los presentes fueron trasladados a una sala de menor tamaño, quedando personas fuera de ella.


Posteriormente, tras más de tres horas de audiencia, la sesión tuvo que ser interrumpida ya que las cámaras dejaron de grabar, mostrando la señal perdida en el monitor que existe en la sala.


Además, uno de los aires acondicionados presentó una serie de ruidos extraños que molestó a los presentes, sin embargo se continuó con la sesión.