Jueves, 24 de Septiembre del 2020

Confiesa asesino de Andrés Larrañaga: pensamos que era un mirrey por eso lo secuestramos

Miércoles, 10 Octubre 2018 04:40
Confiesa asesino de Andrés Larrañaga: pensamos que era un mirrey por eso lo secuestramos

Durante la audiencia inicial, los compañeros de escuela del estudiante de origen oaxaqueño, se negaron a declarar sobre el hecho, a pesar de que uno de los datos de prueba fue la confesión de uno de ellos, en la que se detalló que el objetivo principal era secuestrar a José Andrés Larrañaga.

Carlos Cózatl

@cr_cozatl



Esta madrugada, Luis Pablo N., Francisco Arturo N. y Abraham N. fueron trasladados al Centro de Reinserción Social de San Miguel, tras ser imputados por el homicidio del joven universitario José Andrés de Larrañaga.


Durante la audiencia inicial, los compañeros de escuela del estudiante de origen oaxaqueño, se negaron a declarar sobre el hecho, a pesar de que uno de los datos de prueba fue la confesión de uno de ellos, en la que se detalló que el objetivo principal era secuestrar a "El Güero", debido a que en sus redes sociales hacia alarde de sus viajes y motocicletas.


De acuerdo a la Fiscalía General del Estado, los tres sujetos salieron de la Universidad de Ciencias y Desarrollo (UDES) donde convencieron a José Andrés de acompañarlos a ver a un profesor para darle un soborno, a fin de que este les aumentará la calificación, sin embargo en el camino Luis Pablo golpeó en varias ocasiones a José Andrés quien oponía resistencia por lo que fue sometido por Abraham sin lograr detenerlo, hasta que fue asfixiado por el mismo Luis Pablo, mientras que Francisco Arturo conducía el vehículo Versa.


La misma noche del 1 de octubre abandonaron el cuerpo de Larrañaga en la localidad de Santa María Atzitzintla del municipio de Acajete; mientras que pocas horas después dejaron el vehículo de su propiedad en el municipio de Acatzingo.


Según lo declarado por uno de los presuntos responsables fue que el hecho fue planeado desde el pasado 26 de septiembre por Luis Pablo, quien junto con su papá presuntamente se dedican al robo de combustible, por lo que a sus dos cómplices entregaría un total de 50 mil pesos a cada uno de ellos si los ayudaba a secuestrar al joven estudiante de 20 años.


Ante esto, la FGE imputó a los tres sujetos el delito de homicidio calificado en grado de coautor, por lo que fueron trasladados al penal de San Miguel tras ser considerado un delito grave.