Sábado, 24 de Agosto del 2019

Médico saca cuatro abejas vivas del ojo de una mujer; se alimentaban de sus lágrimas

Miércoles, 10 Abril 2019 14:00
Médico saca cuatro abejas vivas del ojo de una mujer; se alimentaban de sus lágrimas

La mujer, de 29 años, y su doctor se llevaron una sorpresa al descubrir que cuatro abejas vivían debajo de su párpado y se alimentaban de sus lágrimas.

Staff

@Diario_Cambio



Una joven taiwanesa llamada ‘He’ fue a un hospital esta semana porque tenía un ojo inflamado, esperaba que la trataran por una simple infección.


La mujer, de 29 años, y su doctor se llevaron una sorpresa al descubrir que cuatro abejas vivían debajo de su párpado y se alimentaban de sus lágrimas.


Los médicos del Hospital Universitario de Fooyin en Taiwan lograron extraer las cuatro abejas sudoríficas de 4 milímetros vivas del conducto lagrimal de He.


El oftalmólogo que la ha atendido, el doctor ‘Hong Chi Ting’ ha declarado: “Es la primera vez en Taiwan que tratamos un caso así”.


El médico ha relatado el procedimiento en una conferencia de prensa:


“Ella no podía cerrar el ojo. Miré con un microscopio y vi algo negro que parecía una pata de insecto. agarré la pierna y muy lentamente saqué una, luego vi otra, y otra y otra”.


La paciente ha sido dada de alta y se espera que se recupere por completo.


El doctor Hong ha añadido que ella tuvo suerte de no frotarse los ojos mientras las abejas estaban dentro porque, de lo contrario, “podría haber inducido a las abejas a producir veneno y haberse quedado ciega”. la razón por la cual no se frotó los ojos es igual de sorprendente: “no se atrevió a hacerlo porque usaba lentes de contacto y temía que se le rompieran”.


El doctor ha explicado que las abejas “han sido enviadas como especímenes a otra organización y serán estudiadas”.


Detalló que esa especie de abeja es conocida como Halictidae o “Abeja Sudorípara”, esta especie se siente atraída por la transpiración humana y se puede encontrar en todo el mundo. no suele ser agresiva y pica solo si la tocan.


Hung ha detallado que esta abeja comúnmente anida en las montañas y cerca de las tumbas.


El incidente sucedió cuando ella visitaba la tumba de un familiar como parte del festival anual chino ‘Qing Ming’, en el que se limpian las tumbas de los seres queridos.


Una ráfaga de viento sopló en sus ojos y le provocó irritación, la cual creyó que era por el polvo.


Cuando la hinchazón y el dolor aumentaron se dirigió a un hospital en el sur de Taiwan.


 


Fuente: Noticieros Televisa

archivo historico