Domingo, 08 de Diciembre del 2019

Rancho confiscado al narco será convertido en Universidad

Jueves, 24 Octubre 2019 14:50
Rancho confiscado al narco será convertido en Universidad

El predio no pudo ser subastado por 32 millones de pesos por el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes, debido a que lo ofertantes tenían miedo a represalias, por lo que será convertido en una universidad.

Staff/ Diario Cambio

@Diario_Cambio



Enclavado en ejido “Los Remedios” del municipio de Naucalpan, el rancho denominado Los Tres García, Con una superficie de más de 21 mil 302. 50 metros cuadrados, no pudo ser subastado por el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes por 32 millones de pesos, los compradores, tenían miedo de las represalias de los grupos afines a la organización de Los Beltrán Leyva que todavía opera en la región.


El dueño Carlos Montemayor González, alias “El Charro” suegro de Édgar Valdez Villarreal, mejor conocido como la “Barbie”, los dos integrantes del Cártel de los Beltrán Leyva, fue detenido el 24 de noviembre de 2010, bajo el cobijo del Alejandro García Treviño, hizo de este rancho palenques, rodeos y torneos exclusivos de charrería.


Los invitados también eran exclusivos, políticos, funcionarios de los tres niveles de gobierno y diversos jefes del crimen organizado, acudían cada ocho días e incluso entre semana a degustar manjares y apostar fuertes cantidades de dinero en las peleas de gallos o en su defecto a participar en las suertes de los jinetes; también les sirvió de refugio a algunos líderes del crimen organizado que tenían alianzas con la “Barbie” y “El Charro” cuando eran perseguidos por las autoridades.


No es fácil llegar a este rancho que se encuentra enclavado en la parcela número 36, Z3, P1/2 del Ejido de los Remedios, a 40 minutos de la cabecera municipal. El camino es de subida en una carretera de ida y vuelta que conecta con una carretera de terracería que conduce a pequeños ranchos, la mayoría en obra negra y abandonada.


En medio de la zona boscosa, algunos visitantes en las épocas doradas de este famoso narco-rancho, eran trasladados en camionetas blindadas desde el periférico Manuel Ávila Camacho o en su defecto en helicópteros que aterrizaban en un campo acondicionado, como cancha de fútbol dónde los esperan dos camionetas que recorrían escaso 500 metros para introducir a los invitados a las lujosas instalaciones edificadas en medio de la nada.


Rodeado con paredes de piedra volcánica de tres metros de altura y puertas de herrería de gran peso, sin ninguna ventana que pudiera permitir una mirada a su interior, los visitantes tenían la privacidad de caminar, dormir y divertirse a sus anchas, ya sea en los jardines, casa o privados que tenían en el lienzo charro, privados que en algunos casos tenían vidrios antibalas.


Tras 8 años de abandono, lo que antes eran verdes jardines, ahora lucen secos, llenos de basura y las 15 caballerizas que albergaron caballos pura sangre, ahora están prácticamente en ruinas. Pintura desgastada, sin luz al igual que todas las instalaciones que han sido saqueadas por personas en situación de calle que vivieron en este lugar.


Puertas, ventanas, muebles, cables eléctricos, apagadores y hasta los focos fueron robados e incluso el plafón de los techos fue roto para poder sacar el cableado y tubería que recorre las instalaciones de este rancho, todo bajo la impunidad de la falta de seguridad de las autoridades que no dispusieron de seguridad para el inmueble asegurado.


Solo se conserva casi intacto el lienzo charro cuyas instalaciones son de primer nivel, incluyendo las 500 butacas tipo cine que aún se conservan; en este lugar, se realizaban torneos de jaripeo que traían a lo más exclusivo de este deporte, incluyendo diversos grupos musicales que hacían las delicias de los visitantes.


Para dar un toque especial, en diversos puntos de este rancho se encuentran algunas réplicas de pinturas, como la “Creación de Adán” de Miguel Ángel que se ubica en el lienzo charro, la Virgen María y otras más que se pueden observar en el suelo, maltrechas y otras más aún se encuentran sobre los pequeños arcos que dividen las zonas del rancho.


Este rancho que nadie quiso comprar en la subasta del gobierno Federal, fue donado al municipio de Naucalpan, donde construirán una universidad pública, para ello, tendrá que construir caminos, infraestructura urbana e incluso se tendrán que disponer de algunas rutas del transporte público para que los alumnos puedan llegar a este nuevo centro de estudios que conservara las instalaciones de la casa principal, donde será la rectoría y del lienzo charro.


Fuente: Excelsior

archivo historico