Sábado, 19 de Octubre del 2019

Narcoalcalde de Izúcar compró impunidad gracias a nexos con clase política poblana

Viernes, 23 Agosto 2019 03:58
Narcoalcalde de Izúcar compró impunidad gracias a nexos con clase política poblana

Cercanos de Rubén Gil, alias El Gavilán, fueron gobernadores como Mario Marín y hasta candidatos republicanos en Estados Unidos como John McCain.

Yessica Ayala / Izúcar de Matamoros

@Diario_Cambio



El gobernador Mario Marín; Carlos Olamendi, alto comisionado para el Migrante de Puebla; Erika Suck, diputada local del PRI; Eleazar Pérez Sánchez, alcalde de Atlixco; Javier López Zavala, contendiente a la gubernatura, y muchos políticos más eran los amigos cercanos del ‘narcoalcalde’ de Izúcar, Rubén Gil Campos, lo que le permitía gozar de libertad, impunidad y ‘codearse’ con la clase política priista de Puebla;  pero hoy el marinismo está extinto y el ‘narcoedil’ purga una condena de 12 años en cárcel de Estados Unidos.


Años atrás, antes de su detención, Mario Marín buscaba la gubernatura de Puebla y para ello creó alianzas con cualquier personaje que pudiera otorgarle recursos, en estos años conoció en Estados Unidos a Rubén Gil, quien se ostentaba como empresario originario de Puebla y con tráileres para transportar mudanzas, su empresa Gil Moving & Storage le otorgaba estatus y credibilidad.


Allá se pactaron los acuerdos, pues Rubén Gil sabía que una forma de ‘lavar’ dinero era teniendo de su mano a los políticos, lo mismo hizo al donar tres mil dólares en la ‘Fundraise’ durante la campaña del republicano a la presidencia de ese país, John McCain; esto quedó evidenciado por la investigación que en su momento hizo Diario CAMBIO.


El dinero le sobraba a Gil y los candidatos ávidos de recursos accedieron a los compromisos.


Carlos Olamendi, quien después se convirtió en comisionado y representante de los migrantes en Estados Unidos, fue también un lazo fuerte que mantuvo la comunicación hasta el triunfo de Marín y la candidatura a la presidencia municipal para Rubén Gil.


Los lazos eran tan fuertes que se hicieron hasta compadres: Mario Marín, Eleazar Pérez Sánchez —quien después se convirtió en alcalde de Atlixco—, Jorge Estefan Chidiac, Carlos Olamedi y Javier Zavala.


Opositores a narcoedil


Sin embargo, había un grupo de personas que no querían que Rubén Gil llegara a ser presidente municipal de Izúcar de Matamoros, pues dudaban de su honorabilidad y de la forma en la que obtenía el dinero.


Enviaron un documento al Gobierno de la República que fue firmado por La Hermandad de Poblanos Radicados en Estados Unidos (HPREUA), Centro de Comunidades Poblanas (Cecop), Centro de Comunidades Mexicanas en New York (Cecomex), Unión de Mixtecos Poblanos, Matamorenses Unidos en el Área Triestatal, Coalición Internacional de Mexicanos en el Exterior, Casa Puebla New York, Comerciantes Poblanos de Los Ángeles California y Casa de Apoyo al Migrante Poblano, entre otras.


No hubo respuesta a su petición, el triunfo y la imposición fue inminente y entre la población se hablaba de que la moda era ser ‘migrante’ para ser presidente municipal, pues Atlixco, Izúcar y Tlapanalá eran gobernados por ‘mojados’.


Caída en desgracia


Tras pasar 40 días como alcalde de Izúcar, la detención de Rubén Gil Campos en Estados Unidos sorprendió a muchos y ‘destapó la cloaca’ de una serie de vicios, fraudes, dinero mal habido y beneficiados, así como propiedades que se habían adjudicado en México bajo el nombre de su asociación ‘Autentico 5 de Mayo’.


Propiedades en Izúcar de Matamoros, Tepeojuma, Tlapanalá fueron incautadas, el edificio que se encuentra en la calle 5 de Mayo de Izúcar de Matamoros, donde eran las oficinas de Gil, fue cerrado y desde entonces ocupado por la Policía Federal.


El terreno que ahora ocupa el campus de la BUAP y también el Ayuntamiento de Izúcar eran propiedad de Gil, cinco naves industriales en donde se realizaron los 15 años de su hija y donde también la gente corrió a recoger los dólares que salieron de un artefacto que los puso a volar, ese día llovieron dólares; al menos mil invitados sentados entre políticos, clase media y el pueblo en general acudió a la fiesta del año.


Los políticos sabían de falta de legitimidad de los millonarios ingresos de un migrante sin estudios, pero nadie dijo nada, era mejor eso a que el municipio permaneciera sumido en la pobreza.


Pero el sueño terminó y todo fue incautado el día de su detención, un 22 de marzo de 2008, hace 11 años. Desde esa vez, pocos políticos involucrados han podido ‘lavar’ su nombre, otros se enterraron junto con ‘El Gavilán’, pero otros continuaron, llegaron a ser diputados federales y se encumbraron en diferentes cargos.

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico