Lunes, 15 de Julio del 2019

Familia Leyva asentó su casa en zona de riesgo con un programa de apoyo gubernamental: vecinos (FOTOS)

Viernes, 12 Julio 2019 02:38
Familia Leyva asentó su casa en zona de riesgo con un programa de apoyo gubernamental: vecinos (FOTOS)

La familia Leyva asentó su casa al pie de una barranca y junto a un río, por lo que fue arrasada por un alud de tierra provocado por las intensas lluvias del pasado miércoles, dejando un saldo de seis muertos (3 niños). Según los vecinos, la vivienda fue edificada con apoyo gubernamental que recibió la familia.

Maribel Morillón

@Diario_Cambio



Dos paredes de block sin techo ni piso es lo que quedó de la casa de la familia Leyva en Santo Tomás Chautla. Construida al pie de la barranca y junto a un río, la propiedad fue arrastrada por un alud de tierra mientras se llevaba a cabo una fiesta por una graduación escolar.


Los afectados narraron a Noticieros Televisa que todo estaba tranquilo hasta que comenzó a llover a cántaros, y cuando se dieron cuenta la familia Leyva había quedado sepultada en un alud “no veíamos nada, tuvimos que alumbrarnos con celulares para sacar a los cuerpos”.


Nadie escuchó el crujir de la tierra, había música y cervezas, todo era júbilo en la casa de los Leyva hasta que de repente, en cuestión de segundos, la tierra aplastó el techo de lámina y jaló a los habitantes hacia el fondo de la barranca, por donde pasa el río que se encontraba crecido por la intensa lluvia.


Los Leyva celebraban que Leonel había concluido la secundaria, pero al momento del desastre, el joven que en próximos días deberá ingresar al bachillerato no estaba, había salido minutos antes para su buena suerte, convirtiéndose así en uno de los sobrevivientes.


No corrieron con la misma suerte Eugenia Leyva Alvarado de 61 años, Antonia Leyva Flores de 41, Dulce Rosario Calbarín Merino de 42, Fátima Muñoz Rodríguez de 9 años, Gaspar Flores Leyva de 6 y Joseline Flores Ibáñez de 4, tampoco sus mascotas, un perro y un par de gallinas, cuyos cadáveres quedaron entre el lodo.


Casas fueron subsidiadas por el gobierno


Los dueños del lugar siniestrado ya habían recibido recomendaciones de no habitar la casa, pues no tenía mucho de haberse concluido su construcción y además no tenía techo, sólo unas láminas improvisadas.


Los vecinos aseguran que a pesar de ser una zona de riesgo, la casa fue construida en ese sitio con los permisos y hasta recursos por parte del gobierno estatal a través de un programa de apoyo a la vivienda, mismo que otros vecinos de la zona hicieron valer para seguir el mismo paso que los Leyva.


Es fácil identificar dichas propiedades, señalan los vecinos, pues tienen en las azoteas un tinaco azul como los que fueron entregados durante las administraciones estatales de Rafael Moreno Valle y Antonio Gali Fayad.


Lodo y piedras sepultan el patrimonio


En la cruda de la tragedia, los vecinos aún no pueden asimilar cómo es que seis miembros de esa familia murieron, la mayoría aplastados por la tierra de una barranca que fue modificada para permitir el alojamiento de 25 familias que al igual que los Leyva se encuentran en franco riesgo ante las condiciones climáticas de los últimos días.


Sin las luces de las torretas que estuvieron hasta altas horas de la madrugada y ya con la luz del día, decenas de vecinos de Santo Tomás Chautla llegaron hasta la barranca ubicada entre la calle Emiliano Zapata y Melchor Ocampo para ver lo que había quedado de la humilde casa de los Leyva.


Un poco de ropa, algunos muebles, electrodomésticos, así como los chiquihuites y cacerolas que se usaron para la comilona por la graduación de Leonel están entre el lodo. Algunos vecinos se acercan para tratar de rescatar lo más que se pueda y regresarlo a sus dueños cuando hayan pasado el duelo.


Gran parte del lodo ya fue arrastrado por la corriente del agua que con gran fuerza baja desde la parte alta del cerro, acompañada de piedra de cantera que es una de las principales fuentes de ingreso de la comunidad, siendo empleada para la elaboración de azulejos y muebles de baño.


El ímpetu de la gente con el que salvaron a muchos de la tragedia la noche del miércoles los hace llevar palas para prestar ayuda, sin embargo, se mantienen a la distancia cuando ven que el personal de Protección Civil municipal empieza a recorrer la zona y comienza a revisar los dos muros que quedaron en pie.


En la privacidad velan a sus muertos


Mientras esto ocurre en la barranca, a escasos 500 metros, sobre la calle Melchor Ocampo hay dos casas, una de ellas pequeña y humilde y otra más ostentosa, con un gran portón y una lona en el patio. En la primera ya está el cadáver de una de las víctimas, mientras que en el segundo sus familiares aún lo esperaban.


La gente no deja que vean los ataúdes de sus familiares, bajan las cortinas, cierran las puertas y piden que por respeto se retiren las cámaras del lugar, lo mismo ocurre cuando llega el secretario General de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, pero hacen una excepción y lo dejan pasar, aunque sin toda su comitiva que junto con la prensa debe esperarlo afuera.


El funcionario recorre la zona conocida como "La Conchita", recogiendo las quejas de los vecinos que coinciden en que el gran mal es la modificación de la barranca, pues no sólo le ha cobrado la vida a seis integrantes de la familia Leyva, sino que también ha provocado que el agua que baja del cerro busque otros cauces y ocupe calles para desembocar, haciendo imposible el paso de la gente cada vez que llueve.


Una veintena de elementos de la Guardia Nacional recorren la zona. A diferencia de las funciones que tenía el Ejército con el Plan DN-III, los uniformados de la nueva corporación federal sólo observan, no intentan limpiar los caminos o remover las rocas que arrastró la lluvia y que bloquean los caminos.


Poco antes del mediodía llegan las retroexcavadoras para hacer la limpieza del cauce del río a fin de impedir que haya una sobre acumulación de agua, asimismo, se empieza a notificar al resto de los vecinos que están en la barranca que deben desalojar, pues el reblandecimiento de la tierra puede generar más estragos.

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico