Sábado, 11 de Julio del 2020

Doctora del INAH denuncia amenazas de su esposo en VIDEO: temo por mi vida

Miércoles, 04 Diciembre 2019 21:25
Doctora del INAH denuncia amenazas de su esposo en VIDEO: temo por mi vida

Adriana Gil Mardoño a través de un video denunció abiertamente a su esposo por crímenes de abuso

Staff Diario CAMBIO

@Diario_Cambio



La doctora del INAH llamada Adriana Gil Mardoño recibió por un largo tiempo amenazas de muerte , desprestigio, vandalismo y una probable complicidad de autoridades con su agresor.


La también investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Veracruz, durante 11 años ha sido víctima de violencia por parte de su exesposo, Antonio Selem Hurtado de Mendoza sin que “alguien haya hecho algo”.


Ante los trágicos acontecimientos cometidos contra Raquel Padilla y Abril Pérez -víctimas de femicidio- es que hoy me veo en la necesidad de hacer pública mi situación, lamenta la doctora a través de un video.


Esto que junto a un escrito ha hecho circular para evidenciar a su expareja, a la Fiscalía General de la República (FGR) y del Estado de Veracruz (FGE) por su inacción.


La mujer asegura temer por su vida debido a los abusos abusos y maltratos que ella denuncia públicamente provenientes del aquitecto xalapeño comenzaron desde hace 11 años y que el hombre hace lo posible siempre por insultarla.


“Obsérvate bien: ególatra narcisa, pretendes ser artista, crees que luces impecables, ¿te gustas? Eres carne vieja de mala calidad, llena de problemas que arrastra un hijo cuadripléjico y una fama pública desprestigiada. A ver quién quiere meter las manos por ti. No puedes ofrecer ser pareja porque no lo eres. No puedes ofrecer ni siquiera buen sexo. Tu destino es la nada y el de tu familia es peor.”


El calvario de Abril Gil inició en 2009, en Houston Texas donde el hijo de ella con su anterior matrimonio se mantenía hospitalizado luego que una negligencia médica lo dejara cuadripléjico.


“Ambicionaba (su entonces esposo) una casa de lujo en Houston y un avión privado” relata la mujer en la misiva; por lo que mientras ella intentaba llevar a su hijo a rehabilitación, él buscaba “mantenerlo como rehén” en el hospital para obtener así el dinero que buscaba.


Dos años más tarde, al llegar a un acuerdo con el hospital y trasladar a su hijo a un centro de rehabilitación, Adriana Gil conoció la otra cara de Antonio Hurtado “se enfureció como nunca antes” y a través de emails desacreditó a la investigadora del INAH frente a las autoridades del hospital.


Fue hasta 2016 que solicitó el divorcio, pues asegura que, aunque el hombre que continúa libre pasaba largas temporada alejado de ella, “cuando estaba conmigo abusaba emocional y psicológicamente de mí.”



Con información de El Debate

archivo historico