Lunes, 03 de Agosto del 2020

Alfonso Esparza se quiebra en 2019, año de la corrupción, opacidad y desvíos

Viernes, 27 Diciembre 2019 01:48
Alfonso Esparza se quiebra en 2019, año de la corrupción, opacidad y desvíos

En 2019 se destaparon todo tipo de escándalos del rector de la BUAP, desde el desvío millonario de recursos de la universidad a Lobos, hasta hacerse el loco por no transparentar sus onerosos viajes

Iván Reyes

@_ivan_reyes



 


Alfonso Esparza Ortiz pasará a la historia como el rector más corrupto y opaco que haya tenido la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), pues tras desaparecer a un equipo de primera división de futbol, comenzó a ser investigado por la Fiscalía General del Estado, la de Anticorrupción, el SAT y la Auditoría Superior del Estado por haber entregado recursos a la oncena siendo una AC dirigida por su hija.


Durante el año que culmina se ‘destaparon’ todo tipo de escándalos en su contra, pues desde el desvío millonario de recursos de la institución que preside, al equipo de primera división que su hija administraba en 2017, mismo por la que recibió demandas ante la FGE, el SAT y el ASE, hasta hacerse ‘el loco’ por no transparentar sus onerosos viajes, negar dar informes financieros sobre la institución y por buscar la manera de defenderse rogándole al Consejo Universitario e incluso utilizando a la esposa de Andrés Manuel López Obrador como escudo.


En este sentido, el titular de la BUAP en este año se hizo ‘el gallito’ con el gobernador Miguel Barbosa al afirmar que no quería injerencia externa en la autonomía universitaria que olvidó después al rogarle su firma para que la Federación le diera más recursos, vetó a medios de comunicación por no ser cómplices de sus ‘tranzas’, le cerró las puertas a la Auditoría Superior del Estado y atrasó un año más la construcción de su ‘faraónica’ torre de Rectoría.


 


En primera instancia, la primer denuncia que recibió por el desvió de 464 millones de pesos de la BUAP a Lobos, equipo que administraba su hija Luza Esparza, fue ante la Fiscalía General del Estado, presentada por Mario Mendivil, ex dueño del entonces equipo de Primera División, esto por uso ilícito de recursos, situación que fue turnada a la Fiscalía Especializada en Combate a Corrupción.


En tanto Javier Coello Trejo, apoderado legal de Garden Teas México, ratificó la denuncia ahora ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT), instancia en la que incluso presentó recibos, facturas y evidencias del supuesto desvió involucrando a los socios del equipo como Luza Esparza, ‘Pepe’ Hannan, Rafael Cañedo y Eduardo Henaine Bojalil.



Por si fuera poco, también el rector seria denunciado ante la Fiscalía Anticorrupción por violar el reglamento de la universidad al ‘inyectarle’ recursos de la institución al equipo de la Liga Mx, esto de acuerdo con el empresario, para complacer a su hija, cuando la norma de la BUAP afirma que no se pueden realizar acciones de negocios con sus familiares, situación que Esparza Ortiz olvidó al realizar transferencia millonarias al club deportivo.



Posteriormente, esta casa editorial evidenció que Esparza Ortiz gestó su desvió mediante la triangulación de recursos a través de Farmacias Fleming, que fungía como patrocinador de Lobos BUAP, pues 177 millones de pesos que llegaron al equipo fueron invertidos por el rector como publicidad que integraban en sus playeras en el torneo del debut del equipo.  Cabe destacar que la propia institución mantiene ocultos los estados financieros de la firma farmacéutica universitaria.



Tras estos escándalos el rector de la BUAP fue invitado por el gobernador Miguel Barbosa Huerta para tratar el tema de la venta del equipo licántropo posterior a su descenso y el posible desvío de recursos de 464 millones de la universidad al equipo, pues desde el pasado 22 de agosto el titular del Ejecutivo invitó al Esparza Ortiz acudir a los martes ciudadanos, situación de la cual hasta el 28 de agosto se tuvo una postura del académico, quien se hizo ‘el loco’ al afirmar que no sabía de la invitación, además hasta la fecha la invitación del mandatario no ha sido atendida por el representante de la máxima casa de estudios.



Luego de esto y tras ‘tirarse al piso’ por acusar un ‘golpeteo mediático’, el rector viró contra CAMBIO después de que evidenciara sus ‘tranzas’ y le retiró el convenio de publicidad que la institución tenía con este medio informativo, pues a Esparza Ortiz no le pareció que no se ocultara que había denuncias en su contra, y posterior a esto el representante de la BUAP orquestó una marcha en contra de esta Casa Editorial, en la que incluso repartieron panfletos en donde arremetían contra Arturo Rueda director de este medio, días más tarde vetó a algunos medios de comunicación entre ellos este de su segundo informe de Labores.



En medio de escándalos, el rector Alfonso Esparza rindió su segundo informe de labores al frente de la BUAP, donde se hizo ‘chiquito’, pues pidió el apoyo de la comunidad universitaria para defender su autonomía, asegurando que las denuncias personales él las atendería solo, esto mientras era abandonado durante el evento realizado en CCU, el cual blindó como si se tratara de una visita del presidente de la República, pues ni el gobernador de Puebla ni diputados de alto peso estuvieron presentes, resaltando únicamente Beatriz Gutiérrez Müller como académica del instituto Vélez Pliego



Pese a resaltar que la Federación le recortaría los recursos para 2020 y lamentar la austeridad del gobierno en turno por la cual no podrá aumentar la matrícula para el siguiente año, el rector Esparza Ortiz olvidó estos temas y viajó a la India, supuestamente por una invitación de un académico de dicho país, sin embargo hasta la fecha no ha transparentado los gastos de dicha “comisión” en la cual turisteó sin avisarle a nadie, ni siquiera al Consejo.



Luego de afirmar durante su segundo informe que las denuncias las afrontaría él solo, el rector usó al Consejo Universitario como escudo, pues durante una de la sesiones extraordinarias logró que avalaran su glosa y le dieran su apoyo para los procesos legales que enfrenta de manera personal con sus ex socios en Lobos, sin embargo no logró la unanimidad en su defensa, pues una alumna votó en contra del respaldo del rector ya que consideró que únicamente caían en provocaciones.



Otra de las irregularidades de Alfonso Esparza es la torre de Rectoría, pues pese a que lleva cuatro años de construcción no se han transparentado en su totalidad los contratos de la obra, además recientemente se confirmó que lleva un retraso de tres meses. Pese a que el rector aseguró que estaría lista para octubre, antes de sus segundo informe, la obra apenas presenta un avance del 60 por ciento, por lo que su conclusión tendrá que esperar hasta 2020, sin embargo esta construcción fue presumida en la glosa del rector.



En tanto, la opacidad del rector Alfonso Esparza fue certificada por el Instituto de Acceso a la Información Pública de Puebla (ITAIP), pues la universidad se negó a entregar información sobre los estados financieros de Lobos BUAP, la construcción de ciclovías y resultados de las auditorías de la empresa RESA, situación por la cual Marcela Carcaño, comisionada presidenta del órgano, exigió a la institución entregar los informes correspondientes para dar cumplimiento con las solicitudes de información al respecto.


 


El nuevo auditor superior del estado, Francisco Romero Serrano, como primer proceso encargó dos auditorías a la BUAP, situación de la cual el rector aprovechó para hacer un escándalo mediático además de que ante este proceso lloró al solicitar que sean legales y no rigoristas, sin embargo a la par cerró las puertas de la Tesorería Universitaria cuando personal de la ASE se disponía a comenzar con el proceso de revisión, tema que justifico diciendo que el área presidida por Oscar Gilbón Rosete estaba cerrada desde el mes de octubre, posteriormente Romero Serrano indicó que auditará las cuentas de la institución del periodo de 2012 a 2018.


Asimismo, la diputada Olga Lucia Garci Crespo dio a conocer que la BUAP defraudó a la ASE, pues dicho órgano otorgó 18 millones de pesos a la institución para la construcción de un laboratorio para la Revisión de Obra Pública, mismo del cual no se tiene conocimiento y tuvo sobreprecio, situación por la que la morenista buscaría el regreso de los recursos intactos.



Tras ser abandonado por el Ejecutivo estatal, Esparza Ortiz buscó la manera de hacerse de un escudo para soportar los escándalos que carga, por ello encontró en Beatriz Gutiérrez Müller a alguien que puede utilizar a su favor, pues no sólo acudió a sus segundo informe en calidad de investigadora, sino también le dio una plaza definitiva con el objetivo de buscar algún cobijo ante las denuncias y auditorías que asechan al rector.


 

archivo historico