Viernes, 18 de Septiembre del 2020

Ninguna mujer es débil: Rocío Palestina, la bombera heroína que rescata vidas

Viernes, 21 Agosto 2020 03:46
Ninguna mujer es débil: Rocío Palestina, la bombera heroína que rescata vidas

Durante su preparación, realizan todas las actividades físicas para tener resistencia y así pasar las prácticas para la certificación. Asimismo, cuando suena la chicharra para avisar sobre una emergencia, Rocío tiene cuestión de minutos para colocarse el traje

Valeria Gallardo

@Valery_23



Rocío Palestina Montes, viuda y madre de dos menores de edad, arriesga todos los días su vida, pues su profesión es bombero. Pese a que es una labor de alto riesgo, es su pasión, porque salva vidas.


En entrevista para CAMBIO, por motivo del Día del Bombero en México, que se celebra el 22 de agosto, sin capa ni poderes, como ocurre en las películas, para Rocío Palestina Montes su única protección es la bendición que le da su hija de 14 años, al salir de su casa hacia su centro de trabajo, en la Estación de Bomberos Valsequillo, ubicada en San Baltazar Campeche, en la capital poblana.


Esta mujer bombero ingresó al Cuerpo de Bomberos perteneciente a la Secretaría de Seguridad Pública, en donde laboran 58 mujeres, 28 se encuentran certificadas.


“Mis primos, que son bomberos, fueron los que me dijeron que aquí había buenas oportunidades, y como me gustan las emociones fuertes, este trabajo estaba bien para mí, (…) además, cuando llego a casa, trato de olvidarme de bomberos, para no llevarles las noticias que pasaron durante el día, ya que mis hijos se preocupan, ellos quieren que llegue bien, que no sufra ningún accidente, que no me ponga en peligro, pero es mi trabajo y a mí me gusta, y mis hijos se sienten orgullosos, y cuando regreso a casa siempre me reciben con un abrazo”.


Durante su preparación, realizan todas las actividades físicas para tener resistencia y así pasar las prácticas para la certificación. Asimismo, al igual que sus compañeros hombres, cuando suena la chicharra para avisar sobre una emergencia, Rocío tiene cuestión de minutos para colocarse el traje de más de 20 kilos, correr y subirse al vehículo, con el propósito de salvar la vida de los ciudadanos involucrados.


“Aquí nada es imposible para las mujeres, ya que hasta los mismos compañeros te ayudan, y ninguna mujer es débil, aquí hasta muchos compañeros se asombran con nuestro trabajo y cómo le entramos al incendio, no nos asustan las alturas; además, llegar a un incendio es una adrenalina que hace que tengas que hacer bien tu trabajo y poder llegar todos completos como salimos y así regresar”.


Marisol Sacarías, la otra bombero que se juegan la vida


Muy parecido es el caso de Marisol Sacarías Palmas, otra mujer bombero que desempeña esta ardua labor desde hace cuatro años, por tradición familiar, ya que su padre también perteneció al Cuerpo de Bomberos de la SSP, “ya que nos contaba sus experiencias en los servicios, en donde salvó varias vidas, y fue así como me interesé por este trabajo”.


Además, comentó que dentro de la corporación, no hay ninguna diferencia entre hombres y mujeres, todos realizan el mismo entrenamiento sin ningún problema.


Marisol comentó que, durante la pandemia por el coronavirus, el modo de trabajo no cambió, lo único que implementaron fueron las medidas de sanidad, como el uso de cubrebocas y caretas; asimismo, comentó que entre la corporación hubo cinco elementos con síntomas, pero se cuidan para no contagiarse.


Dana y Zeus, los miembros de 4 patas del cuerpo de bomberos


La labor de los bomberos no sólo es sofocar incendios, sino también el rescate de animales, como las abejas, apoyo en inundaciones, accidentes viales, derrumbes y rescate de personas vivas o muertas, en donde participan los ejemplares caninos; en el Cuerpo de Bomberos cuentan con ocho, entre ellos, Dana y Zeus.


El encargado del Grupo Canino de Bomberos de la SSP, Hugo Simancas Vázquez, comentó que hay entrenamiento para los cachorros que llegan por donación a la corporación y se realiza una selección para checar si son aptos para el rescate y búsqueda de personas.


“Aquí, en bomberos, tenemos dos especialidades en los cachorros, que es búsqueda de personas vivas y búsqueda de restos humanos”.


Simancas Vázquez explicó que, para que los caninos sean parte del Cuerpo de Bomberos, tienen un entrenamiento con una duración de un año, el cual tiene su prueba final, que consiste en localizar su objetivo en menos de 20 minutos.


“Cuando termina su búsqueda, los premiamos con un juguete, para que el perro sepa que hizo bien su trabajo y se manda a descansar, (…) para nosotros es trabajo, para ellos es un juego, pero ya sea buscando en escombros, en un río, en campo abierto, el perro siempre va estar trabajando”, dijo.


En el caso de Dana, es especialista en búsqueda de personas vivas, quien desde los dos meses llegó a Bomberos y lleva siete años en la corporación, en donde ha apoyado a buscar a personas con vida; a esta perrita le queda aproximadamente un año y medio para jubilarse.


Los caninos jubilados comúnmente se dan en donación, y para esto, se abre una convocatoria para público en general; entre los requisitos, es tener un lugar amplio, tener poder adquisitivo para poder pagar su alimentación y tener tiempo para realizar actividad física con el cachorro.


 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •