Miercoles, 08 de Julio del 2020

México ya ocupa el segundo lugar a nivel mundial en muertes COVID por día

Lunes, 29 Junio 2020 13:15
México ya ocupa el segundo lugar a nivel mundial en muertes COVID por día

La reapertura sin medidas preventivas, provocaría el riesgo de que la pandemia se extienda hasta el punto de que se convierta en sindemia, es decir, una doble epidemia, cuando coincida con la de influenza estacional hacia mediados del otoño.

Staff

@Diario_Cambio



En México el número de contagios y de muertos se ha incrementado, con 216 mil 852 casos confirmados acumulados y 26 mil 648 defunciones, se ubica como el segundo país del mundo con más muertos por día.


De acuerdo con Enrique Quintana, en su columna de El Financiero, Brasil ocupa el puesto número uno con un promedio de mil seis muertos en promedio por día y México le sigue con 769.


A pesar del repunte de contagios en Estados Unidos, ya están en tercer lugar pues su promedio fue de 594 muertos por día.


Esa coyuntura hace muy delicado lo que sucederá a partir de hoy en la Ciudad de México pues veremos un incremento muy importante de la movilidad.


De hecho, si usted ha tenido la ocasión de circular en algún vehículo en la capital en los últimos días, habrá notado que ya hay más autos circulando y es evidente también el incremento de las personas que se ven en zonas aledañas a las terminales de los camiones.


El gobierno de la Ciudad de México tomó la decisión de cambiar el semáforo epidemiológico de rojo a naranja debido a la reducción en los índices de ocupación hospitalaria.


De acuerdo con los datos del gobierno federal, el porcentaje de camas con respirador que están ocupadas es de 54 por ciento, mientras que de camas totales es de 64 por ciento.


No sabemos con exactitud en qué medida se vaya a incrementar a partir de hoy el contacto entre personas sin las medidas de seguridad correspondientes, como el uso del cubrebocas y la distancia física, pero es de presumirse que sí crecerá.


Y eso de manera inevitable conducirá a más contagios.


Muchos de ellos seguramente serán asintomáticos. Pero tal vez un 20 por ciento de los contagiados sí desarrollará síntomas y tal vez un 10 por ciento vayan a requerir hospitalización, como ocurrió antes del confinamiento.


El virus no va a desaparecer por magia. Va a permanecer hasta que no haya una vacuna que permita una inmunidad generalizada.


Si en México hubiera un estricto cumplimiento de los protocolos, tal vez el impacto de la apertura pudiera ser menor. Pero en una sociedad poco proclive a seguir las reglas, como es la nuestra, probablemente veamos una aceleración de los contagios y lamentablemente de las hospitalizaciones y fallecimientos.


Un ejemplo claro de lo que puede suceder en México se aprecia en diversos estados de la Unión Americana.


En Florida el número de casos nuevos diarios no había rebasado la cifra de mil desde que comenzó la pandemia y hasta los primeros días de junio. Pero resulta que el sábado pasado hubo 9 mil 585 nuevos casos.


En Texas, hasta finales de mayo se había mantenido consistentemente debajo de 2 mil nuevos casos diarios. Pero ahora ya lleva varios días arriba de 5 mil nuevos casos y el sábado llegaron a 6 mil 79.


En Arizona, el pico de casos hasta mayo fue de 790 nuevos en un día. Ahora ya está frecuentemente arriba de 3 mil.


Este disparo de contagios estuvo asociado a los procesos de apertura de la economía y ha conducido a que el número de nuevos casos en EU haya repuntado. En la primera semana de este mes ya eran ‘solamente’ 19 mil nuevos enfermos al día. El viernes pasado se llegó a un récord de 47 mil 341 nuevos casos, más del doble. El número de fallecidos, como le comentamos, promedió 604 por día en la última semana. No fue tan alto debido a un sistema de salud robusto.


No es el caso de México. Un repunte del número de contagios seguramente se traducirá en un mayor número de fallecidos.


No es posible seguir con la economía cerrada indefinidamente. Pero se puede cometer un error de graves proporciones si se abre sin el cumplimiento de medidas preventivas por personas y empresas. Eso podría conducir a un nuevo confinamiento aún más estricto en pocas semanas, para frenar los contagios.


Y genera el riesgo de que la pandemia se extienda hasta el punto de que se convierta en sindemia, es decir, una doble epidemia, cuando coincida con la de influenza estacional hacia mediados del otoño.


Pero, de ello le comentaré mañana.

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •