Domingo, 29 de Noviembre del 2020

UNAM muta toxinas de alacrán para inhibir células de cáncer de mama, piel y próstata

Sábado, 21 Noviembre 2020 20:12
UNAM muta toxinas de alacrán para inhibir células de cáncer de mama, piel y próstata

Dicha investigación se centra en la toxina tamapina, presente en el veneno del alacrán rojo de la India, capaz de inhibir la metástasis de células cancerígenas

Staff

@Diario_Cambio



Científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) trabajan en el desarrollo de la mutación de una toxina que se encuentra en el veneno del alacrán, que ayuda a detener  la propagación principal de tres tipos de cáncer: de mama, piel y próstata.


Dicha investigación se centra en la potente toxina llamada tamapina, presente en el veneno del alacrán rojo de la India y la cual es capaz de inhibir la metástasis de células cancerígenas, detalló la institución en un comunicado.


“Al modificar a la tamapina se produce el ‘bloqueo’ del movimiento de las células malignas de 60 a 70 por ciento utilizando una concentración pequeña de la toxina del Mesobuthus tamulus, específicamente para ciertos tipos de cáncer: mama, piel y próstata”, explicaron el investigador del Instituto de Química de la UNAM, Federico del Río y su estudiante de doctorado, Marlen Mayorga.


De acuerdo con los resultados obtenidos por científicos y por su relevancia, dicha toxina “mutante” se encuentra en proceso de patente.


El científico explicó que el primer paso para que las células malignas se vuelvan metastásicas es que comiencen a migrar a otros sitios del cuerpo.


“Esa fase es la responsable de la muerte de las personas con cáncer”, apuntó.


Dichas células, tienen “poros” llamados canales iónicos, por donde se “alimentan”; si se inhiben algunos de ellos, denominados canales SK, es posible evitar que se produzca la migración de células cancerígenas.


La mutación de la tamapina, además de ser potente, cumple con esa función específica de acuerdo con un estudio de colaboradores del proyecto en la Universidad de Tours, Francia.


Del Río señaló que los canales iónicos SK3 están asociados a ciertos tipos de cáncer. “Sabemos que se generan en cáncer de mama, piel y próstata. Es decir, que esta toxina sería útil cuando las células cancerígenas tengan esos canales, que son el blanco de la mutante de tamapina”


La siguiente fase para esta investigación es, como en cualquier otro fármaco, llevar a cabo las etapas preclínicas y clínicas para comprobar su correcto funcionamiento.


“Estamos en el punto de mejorarla y de comenzar pruebas en modelos animales en colaboración con investigadores mexicanos”, comentaron los encargados del estudio.


Los alentadores resultados de esta investigación fueron publicados en una revista de la American Chemical Society, la Medicinal Chemistry Letters, en julio pasado.




Con información de: Grupo Fórmula 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •