Miercoles, 30 de Septiembre del 2020
Martes, 15 Septiembre 2020 02:57

¿Grito de Independencia o de impotencia?

¿Grito de Independencia o de impotencia? Escrito Por :   Silvino Vergara

«El indulto es para los criminales no para los defensores de la patria». Miguel Hidalgo y Costilla


 

Miguel Gregorio Antonio Francisco Ignacio Hidalgo-Costilla y Gallaga Mandarte Villaseñor (8 de mayo de 1753 – 30 de julio de 1811), el bien recordado Miguel Hidalgo, de quien —por cierto—, según cuenta la historia, no se conocía su rostro hasta que Maximiliano de Habsburgo (como emperador de México) se dio a la tarea de poner gente en camino a Guanajuato para averiguar cómo era; ello para construir la historia monumental que requería México como nueva nación. Resulta que ese personaje de la Independencia cuenta con muchas frases recogidas por los historiadores, de entre las cuales, una de las más emblemáticas, sobre todo, para estos días que transcurren es: «El indulto para los criminales no para los defensores de la patria». Aplicable a la realidad mexicana, tanto para ese tiempo de inicios del siglo XIX como para, principalmente, los momentos que estamos viviendo en el inicio de la década de los 20 del siglo XXI.

 

Ocurre que, después del confinamiento (y no, dicho como la post-pandemia, pues sigue existiendo esta enfermedad, cuyo contagio no para), después de que las personas, voluntaria o forzosamente, se enclaustraran en sus casas, los estragos económicos resultados (por no hablar de los enfermos y las lamentables muertes) son enormes: el cierre total de negocios, el desempleo, desempleo y más desempleo, por más que el Instituto Mexicano del Seguro Social sostenga que se han dado diversas altas de trabajadores. Este organismo también debió poner en los medios de comunicación cuántas bajas de trabajadores y, sobre todo, de patrones, se dieron desde la segunda quincena de marzo a la primera de septiembre; cuántos patrones han dejado de pagar las aportaciones de seguridad social en tiempo, cuántos han solicitado convenios de pago; ya que sólo sacar a la luz pública las altas de los trabajadores es una visión miope y, sobre todo, que contraviene la transparencia con que debe actuar el gobierno.

 

Pues bien, resulta que aquellos patrones, dueños de negocios, empleados, profesionistas, estudiantes, profesores, obreros, campesinos, todos ellos son los verdaderos defensores de la patria de estos tiempos, según las propias palabras de Miguel Hidalgo. Sin embargo, son ellos a los que no se les aplica indulto alguno; por el contrario, pareciera que son los primeros afectados y sentenciados a la desesperación; no se les ha dado ninguna atención ni, por lo menos, un pequeñito decreto de facilidades fiscales, «por el amor de Dios». Por ello, en estos días, el grito de toda esta gran parte de la población no será de Independencia, sino de impotencia.

 

A esto habría que añadir toda la serie de disparates tributarios que están siendo puestos como iniciativa para la reforma al Código Fiscal de la Federación, como son los casos de la fiscalización por medio de videos, filmaciones y fotografías, la reforma para criminalizar aún más a los contribuyentes que viven al día, la disminución de los plazos de las notificaciones por estrados de las autoridades fiscales, o, bien, el embargo a terceros, como ocurría en tiempos ancestrales, cuando las deudas de un sujeto miembro de una familia se extendían a todos los miembros de ella. Como que a los promotores de tales absurdas iniciativas se les ha olvidado que, desde el cristianismo, es decir, desde hace aproximadamente dos mil años, esto de que terceros respondan por deudas de otros ya no puede suceder; porque, desde luego, pretende aplicar estas medidas a los defensores de la patria, es decir, a los ciudadanos de a pie. Por razones como esta, el grito de este año es uno desesperado de impotencia.

 

Por otro lado, están los actos criminales, que están siendo indultados; pues, a sabiendas de que la construcción del tren maya va a causar un daño ecológico sin precedente, los trabajos de deforestación siguen. Este no es sino un acto criminal al que se le está dando un indulto. Lo mismo sucede con las construcciones en el istmo de Tehuantepec o con los descubrimientos de restos de mamut en el nuevo aeropuerto de Santa Lucia; en este caso, en lugar de cambiar el rumbo de las cosas y considerar las investigaciones necesarias, van a usar estos restos como cimientos. En todos estos casos, aplicará el indulto. En resumen, el grito de este año no es de Independencia, sino de verdadera impotencia.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •