Sábado, 15 de Agosto del 2020
Jueves, 02 Julio 2020 02:54

Coyomeapan de los Celestino, cacicazgo de billetes y balazos

Coyomeapan de los Celestino, cacicazgo de billetes y balazos Escrito Por :   Javier Arellano Ramírez

Coyomeapan es un municipio poblano enclavado en el corazón de la Sierra Negra; en medio de zonas boscosas y árboles frutales ésta comunidad ha pasado de la serenidad rural a la más salvaje violencia.


 

El tema de fondo se debe a la capacidad camaleónica que han mostrado los hermanos David y Araceli Celestino Rosas. Cabe mencionar que ninguno de los dos es originario de Coyomeapan; en realidad pertenecen a San José Las Minas, municipio de Santiago Miahuatlán.

 

Pero tejieron una red de alianzas y componendas con presidentes municipales de la región.

 

David Celestino fue aliado de Leoncio González Mendoza ex alcalde de San Miguel Eloxochitlán y tuvo un estrecho hermanamiento con Ignacio “Nacho” Salvador, edil de Ajalpan, ambos personajes hoy en calidad de prófugos de la justicia poblana.

 

En 2010 David Celestino se postuló como candidato del PRI a la alcaldía de Coyomeapan; arropado por sus alianzas con presidentes municipales de la Sierra Negra obtuvo el triunfo.

 

Pero desde las semanas siguientes a su arribo comenzó a transformarse la otrora tranquilidad social de la región.

 

De manera paulatina los pobladores se percataron de la presencia de camionetas con vidrios polarizados, hombres encapuchados que mostraban armas largas y se apostaban en las entradas de la comunidad.

 

Paulatinamente comenzaron a ocurrir homicidios de personas muy humildes; campesinos y propietarios de pequeñas parcelas. Los crímenes que ocurren en la Sierra Negra no llaman la atención de los encabezados en medios estatales; los usuarios de las redes sociales tampoco prestan atención a esos homicidios.

 

Un asesinato en la Angelópolis tendrá miles de publicaciones en las redes sociales, pero un crimen similar en la Sierra Negra escasamente será mencionado por los medios formales.

 

La ola de criminalidad y violencia comenzó a crecer. Pero como estaba Carrancá Bourget al frente de la fiscalía todos esos homicidios pasaron al archivo muerto y terminaron bajo capas de polvo que nunca fue sacudido.

 

Surgió la inconformidad social, pero en un municipio marginado los pobladores fueron sometidos con recursos monetarios; con billetes doblegaron la moral de muchas personas.

 

Sin embargo, algunos casos revelaron la descomposición del Ayuntamiento de David Celestino; la señora Verónica Aguilar González, una habitante del municipio fue detenida y se le “sembró” un arma de fuego; durante varias horas estuvo retenida y posteriormente fue puesta a disposición de autoridades federales. El litigio duró años, pero finalmente la fémina demostró que ella nunca portó el arma de fuego y que efectivamente policías de Celestino se la habían “sembrado”.

 

En los últimos años han ocurrido crímenes que no han sido esclarecidos.

 

Destaca el asesinato de Esther Pacheco Orozco, pobladora de la zona, quien fue ultimada de dos impactos de bala en la cabeza, el homicida fue escondido en las cabañas de “El Santuario” un sitio ecoturístico propiedad de los Celestino.

 

Otro poblador Javier Izúcar Lino fue sometido, golpeado por elementos policiacos y falsamente acusado de disparar contra un policía. Estuvo recluido durante un año y medio en el Cereso de Tehuacán por un delito que no cometió.

 

Abath Sánchez Saval fue asesinado en la comunidad de Tequitlale, municipio de Coyomeapan. La presión social logró que dos de los homicidas fueran capturados en Loma Bonita. Los gatilleros son de San Sebastián Zinacatepec, pero hasta el momento no han declarado quién ordenó el asesinato. La madre de Abath sostiene que su hijo fue amenazado por David Celestino.

 

En fechas recientes, la madrugada del viernes 20 de marzo, en la comunidad de Xochiapa, municipio de Coyomeapan, hombres encapuchados abrieron fuego contra un festejo familiar. Fue una verdadera masacre; tres personas murieron y cuatro más resultaron heridas. En el lugar se encontraron casquillos de armas largas y cortas. Hasta la fecha el crimen permanece impune, pero las primeras indagatorias arrojaron un trasfondo político.

 

En el terreno de la política la capacidad camaleónica de los hermanos Celestino no tiene comparación.

 

En 2010 David contendió bajo las siglas del PRI; en 2013 su hermana Araceli se postuló también con el emblema tricolor.

 

Durante los años del morenovallismo se postraron ante el entonces gobernador, quien les dio una patente de corso para hacer lo que quisieran en el municipio, mientras firmaran el programa “Peso sobre peso”.

 

En 2018 David dio un giro de 90 grados y se registró como candidato a alcalde por la coalición Compromiso Por Puebla, CPP, Pacto Social de Integración, PSI y PAN.

 

Estaban entregados a los brazos de Martha Erika, pero luego de la caída del Agusta, se fueron a refugiar con Alejandro Armenta Mier.

 

Siempre estuvieron en contra de Barbosa Huerta.

 

Pero misteriosa e inexplicablemente ahora en 2019 Araceli Celestino encontró cobijo con un cargo en la administración estatal y ya se prepara para buscar la candidatura de Morena a la diputación federal por el distrito de Ajalpan en 2021.

 

Llevan diez años gobernando Coyomeapan. Iniciaron bajo las siglas del PRI marinista, continuaron en el PAN morenovallista y ahora están cobijados por Morena.

 

En horas recientes recibimos estas fotografías de dos de los gatilleros de David Celestino; ambos con armas de alto poder que de ninguna manera son reglamentarias de cuerpos

policiacos. Aquí se las presentamos.

 

Como siempre quedo a sus órdenes en  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

comments powered by Disqus