Viernes, 18 de Septiembre del 2020
Jueves, 27 Agosto 2020 02:53

Tehuacán: la generación más corrupta y la más incompetente

Tehuacán: la generación más corrupta y la más incompetente Escrito Por :   Javier Arellano Ramí­rez

Lo que sucede en Tehuacán es algo nunca visto.


 

Los adultos mayores narran los gobiernos municipales de las décadas de los años 40 y 50. En la mesa de algún hotel tradicional se reunía una junta de notables, los hombres respetables, discutían sobre quién debería ser designado como autoridad.

 

Luego de horas de conversación, así, en grupo, caminaban hasta el domicilio del elegido para decirle: “Tehuacán sabe que eres un hombre de bien, honesto, de trabajo, queremos pedirte que seas nuestro presidente municipal”.

 

En ocasiones, se formaban planillas y contendían, pero la mayoría de las veces había un consenso sobre una persona en especial.

 

Así se formó, durante décadas, una de las provincias más prósperas que haya visto el país. En el marco de una ciudad estable y tranquila se dio una era de bonanza. Cuna de la industria hidromineral; sede de una floreciente hotelería y, por ende, centro turístico y gastronómico.

 

Eso fue hace 80 años.  

 

Hoy sucede todo lo contrario. Aparecen los peores hombres, los más voraces, corruptos y cínicos. Y como banda, se organizan para tomar por asalto el Palacio Municipal.

 

Al margen de la ambición por los recursos financieros, son inhumanos e indolentes, al dejar crecer redes delictivas que generaron decenas y decenas de homicidios.

 

Durante los últimos 20 años, Tehuacán ha visto las peores y más desastrosas administraciones municipales. Pero la de Felipe Patjane Martínez rebasó, desbordó todo lo visto en dos décadas.

 

El junior protagónico invitó a sus amigos a formar parte de un Ayuntamiento. Fue como organizar una pachanga o, como dicen los jóvenes, “una peda”.

 

Llámate a fulano, invita a sutanita, jálate a aquel que le sabe a la contabilidad y al otro cabrón que es arquitecto…

 

Entre los “cuates” convocados, estuvo Andrés Artemio Caballero López, hoy convertido en edil suplente, y quien ha demostrado una total falta de oficio político y desconocimiento de la administración pública municipal.

 

Se debe subrayar que Caballero, el actual alcalde, encabeza una gestión aún más desatinada, caótica e inestable, que la del mismo Felipe.

 

Así llegaron, en grupo, a tomar por asalto las finanzas públicas.

 

Inflaron montos y costos; hicieron del festival de la ciudad el mayor negocio nunca antes visto. Compraron facturas falsas con conceptos inexistentes. Mujeres y hombres funcionarios le dieron a sus amantes negocios millonarios. Protegieron a jueces calificadores, delincuentes coludidos con el hampa. De la noche a la mañana, armaron empresas fantasma para sacar decenas de millones de pesos del Ayuntamiento y del Organismo del Agua Potable.

 

El año que desgobernó Felipe Patjane fue el mayor saqueo jamás visto en Tehuacán.

 

Pero el gran error que cometieron, fue una apreciación política equivocada.

 

Se trata de adultos jóvenes, la mayoría ronda entre los 30 y los 40 años de edad, pero nunca participaron en la política. Vaya, ni como representantes de casilla.

 

Jamás tuvieron una formación política o militancia mínima. Por eso, sus apreciaciones siempre fueron equivocadas.

 

Y su gran error fue el siguiente.

 

Felipe Patjane y su horda, nunca pensaron que Miguel Barbosa fuera a llegar a la gubernatura.

 

Nunca.

 

Por eso, desde la campaña de 2018, Patjane tendió puentes con Martha Erika Alonso y con la burbuja morenovallista.

 

Luego de la caída del helicóptero Agusta, levantó el teléfono para postrarse a los pies de Alejandro Armenta Mier.

 

Siempre jugó y apostó por descarrilar a Barbosa.

 

Tal y como lo hizo Claudia Rivera Vivanco en la Angelópolis.

 

La noche del triunfo del candidato de Morena, Patjane estuvo a punto de desmayarse. Durante meses, presentó problemas de hipertensión crónica. Ya presentía que algo no iba a salir bien.

 

Hoy, el alcalde está en el penal de Tepexi de Rodríguez, mientras su regidor de Hacienda y el tesorero están en el Cereso de Tehuacán.

 

Mientras tanto, hay otras carpetas de investigación que están esperando su momento.

 

Lo que la ciudad espera es que el Congreso del Estado actúe lo más pronto posible y destituya al Cabildo. Es la única posibilidad de restaurar un orden político y administrativo en Tehuacán.

 

Ahora sí, como el Ave Fénix, el municipio puede renacer de las cenizas que provocó la generación más corrupta, pero también la más incompetente.

 

Como siempre, quedo a sus órdenes en  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •