Sábado, 08 de Agosto del 2020
Indicador Político

La creación de una empresa estatal comercializadora de medicinas para la salud pública y el uso pagado de las televisoras privadas para la transmisión de clases públicas de emergencia, reabren la vieja agenda de la izquierda socialista: la nacionalización de la industria químico-farmacéutica y la expropiación de Televisa por ser instancias claves en la configuración del social del ciudadano.

En julio, ya en ruta de salida forzada de la pandemia por el deterioro productivo, el vicegobernador del Banco de México Gerardo Esquivel publicó un texto para dar su punto de vista sobre “Los impactos económicos de la pandemia en México”, aunque en el fondo para alertar sobre los altos costos sociales pagados por mantener la ortodoxia hacendaria.

El tamaño de la crisis de PIB negativo de dos dígitos de 2020 que prefiguran las expectativas oficiales definirá la dimensión del enfoque del Estado del presidente López Obrador en cumplimiento con el mandato constitucional de rectoría del Estado sobre la economía, el modelo de desarrollo y el proyecto nacional.

El pasado 17 de julio la columna Indicador Político cumplió treinta años de publicarse todos los días de lunes a viernes. Le tocó, por circunstancias históricas, el proceso de modernización neoliberal, iniciado de manera formal en febrero de 1990 con los primeros contactos secretos de México con los EE. UU. para el Tratado de Comercio Libre y tres décadas después, el país encara un quiebre discursivo contra el neoliberalismo salinista.

En medio de la peor crisis de producción y por lo tanto, de la agudización de la polarización entre bienestar y miseria, el dueño de TV Azteca, Ricardo Salinas Pliego, logró aclarar las razones de su posicionamiento como el segundo empresario más rico de México (11.7 mil millones de dólares, casi 300 mil millones de pesos): la riqueza la provee el Espíritu Santo.

La 4T ha dejado pasar una de las reformas indispensables para la transformación del régimen priista: el Instituto Nacional Electoral.

El relevo de cuatro consejeros electorales del Institutito Nacional Electoral perdió la oportunidad de construir una nueva democracia posneoliberal. Además de ser hijo directo de la Comisión Federal Electoral de julio de 1988, el organismo electoral vigente tuvo como padrino de bautizo al Tratado de Libre Comercio con los EE UU.

Casi siempre el día-a-día de las crisis suele ser agobiante por las oscilaciones en sus indicadores. De ahí que el arranque político real del año electoral del 2021 será a principios de enero cuando se conozca la cifra del PIB del 2020, se haga la evaluación anual del COVID-19 y se tengan las cifras anuales de seguridad.

Con la renovación de cuatro consejeros del viejo INE del sistema político priista, el cuadro electoral para el 2021 quedó finalmente armado. Y el dato mayor indica que las autoridades electorales van a aumentar la presión para impedir que el presidente de la república intervenga en el proceso electoral para favorecer a Morena.

A pesar de que una de las responsables de seleccionar a los nuevos consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE), afirmó que este organismo había sido producto de un grito de “ya basta” de la sociedad, en realidad, el IFE-INE fue una creación magistral del presidente Carlos Salinas de Gortari para transitar de una Comisión Federal Electoral a un organismo manejado por una élite intelectual vinculada al Grupo (A)Nexos.

En la lista de los abajofirmantes del desplegado “Contra la deriva autoritaria…” del jueves 16 de julio hay de todo. No son los mismos intereses los de Héctor Aguilar Camín y Jorge G. Castañeda que los de Enrique Krauze y Gabriel Zaid, para confrontar extremos.

La reforma salinista del estado autónomo ha sido completada por el presidente López Obrador al retirar subsidios directos e indirectos a sectores sociales no productivos cuya actividad de crítica en la superestructura cultural-política requiere de apoyos públicos. En este punto se localiza el conflicto intelectuales-gobierno.

En una de las características que debieran tener los intelectuales, el poeta y ensayista Gabriel Zaid incluyó una infaltable: tener calidad moral. Los salinistas Héctor Aguilar Camín y Jorge G. Castañeda contaminan, pervierten y restan calidad moral a las propuestas de los desplegados, entre ellos el del jueves 16 de julio.

En 1975, en una visita a México para promover la transición española a la democracia, el líder del Partido Comunista, Santiago Carrillo, tuvo una reunión con el líder del PRI mexicano, el historiador e intelectual Jesús Reyes Heroles. Carrillo comentó a Reyes Heroles que México debería seguir los pasos de España y transitar a la democracia. El mexicano respondió que el sistema mexicano no era una dictadura como la de Franco.

El caso del ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, podría terminar en un circo que ni siquiera pudiera servir para los propósitos de Morena para las elecciones de junio de 2021. Al final como en las buenas novelas policiacas, habrá muchos culpables pero ningún condenado.

El decreto presidencial del 11 de mayo para enviar a las fuerzas armadas a labores de seguridad pública en grado de seguridad interior inició una serie de ajustes-desajustes y modificaciones circunstanciales de la estrategia gubernamental de “abrazos, no balazos” ante las ofensivas de grupos delictivos contra posiciones del Estado.

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •