Sábado, 11 de Julio del 2020
Indicador Político

Con lo suspicaces que se han vuelto en Palacio Nacional, la presencia de la secretaria y del subsecretario de Economía en el seminario del Consejo Coordinador Empresarial para presionar por un acuerdo de rescate del país de la crisis económica por el virus podría tener esta semana un desenlace drástico.

Como se ve en el escenario nacional, Gobierno federal, empresarios aliados, empresarios críticos y círculo rojo están más interesados en destruirse unos a otros que en aprovechar la crisis para reconstruir el modelo de desarrollo y modernizar la planta industrial.

El frenón económico para detener la propagación del coronavirus está llevando al país a un PIB en 2020 de entre -6 % a -10 %, como a todos en el mundo. La gran incógnita radica en cómo salir del hoyo recesivo y qué utilidad pudiera tener la crisis para no regresar a la mediocridad del crecimiento y poder dar un salto cualitativo en crecimiento y desarrollo.

Desde su campaña electoral, Donald Trump se encontró que la prensa sería uno de sus principales adversarios, porque la comunidad periodística más importante representaba los intereses del establishment liberal. Al llegar a la Casa Blanca, dedicó buena parte de su tiempo a atacar a los medios para destruir su base de credibilidad y debilitarlos como negocios.

De la intensa conferencia matutina de anteayer, miércoles 22, y en lo referido a la crítica de  la prensa, valdría el esfuerzo histórico para hacer unas precisiones referidas a caracterizaciones de periodistas buenos y periodistas malos.

En una de sus últimas conferencias, el presidente López Obrador afirmó que su gobierno estaba preparado para proteger al 70% de los mexicanos. La cifra es de lo más importante para ilustrar la propuesta presidencial de la/una Cuarta Transformación (4T) del país y para consolidar los alcances reales de la política sexenal.

Durante un año la 4T se encontraba atascada en las arenas movedizas de la estructura de intereses de la 3T populista y neoliberal; a pesar de todo, los objetivos asistencialistas del nuevo gobierno alcanzaban para cuando menos fijar una idea de política social. Sin embargo, los efectos del coronavirus en la economía y el modelo de desarrollo serán más destructivos en tanto no se apoye a la planta productiva y el empleo.

Como siempre ocurre, sobre todo en los últimos tiempos de crisis y desagregación de lealtades, las teorías de las conspiraciones suelen enredar ciertos incidentes y hacerlos complejos. Pero debe aplicarse el modelo analítico de la navaja de Ockham que dice que la explicación más sencilla es la verdadera.

La centralización del discurso político de la estrategia económica y social del COVID-19 ha impedido el planteamiento político de la crisis, el efecto y sus secuelas. Lo que se haga o deje de hacer en estos cinco meses va a determinar el destino del sexenio de López Obrador.

Las leyes de la economía no entienden de liderazgos políticos o de justificaciones discursivas: a comienzos de febrero, antes de la parafernalia del COVID-19, el PIB de 2019 fue de -0.1% y la meta oficial para 2020 de 2% andaba en 0.7%... y bajando. El compromiso del Plan Nacional de Desarrollo fue de PIB anual de 2% en 2019 y 2020 para enfilar a la economía hacía falta una meta de 4% en 2021 y 4% en 2022.

Jueves, 16 Abril 2020 02:53

Virus y la seguridad del Estado

Por el agobio del activismo de bandas, cárteles y delincuentes al menudeo, se ha quedado la percepción de que la seguridad del Estado radica en los bajos índices de delincuencia. La seguridad pública, en todo caso, sería una variable de las acciones del Estado para mantener la estabilidad de la república.

Si los técnicos en economía son expertos en ocultar problemas y justificar crisis, el reciente informe “Políticas para combatir la pandemia” del Banco Interamericano de Desarrollo debiera encender los focos rojos de la crisis económica que viene y convertirse en lectura obligada por las autoridades hacendarias mexicanas… si aparecen en algún lado.

Los estrategas de la Cuarta Transformación debieran estar preocupados porque el impacto de la pandemia del COVID-19 en el sistema económico productivo sólo tiene dos opciones de corto plazo: la construcción de un nuevo modelo de desarrollo o la restauración del neoliberalismo, porque es el único modelo que tiene los mecanismos estabilizadores.

Los estudiosos de la historia económica tienen claro que la estrategia anticrisis de Roosevelt de los treinta por el crack bursátil de la Bolsa de Nueva York fue para salvar al capitalismo, no para crear una política social. El new deal o nuevo trato sentó las bases más sólidas del capitalismo imperialista.

Jueves, 09 Abril 2020 00:41

¡¡¡Recesión!!!

La recesión económica internacional se ha convertido en una realidad. El optimismo de una reactivación de la economía para 2020 que se tenía a mediados de enero, comienza a ser recortado de 3.4% a 1% por el efecto desacelerador de la producción que ha provocado la decisión de países europeos y los EE. UU. de cerrar países, vaciar calles y disminuir la actividad productiva en casa a lo más indispensable.

Ningún país está curado contra el efecto de las recesiones o las crisis económicas. Ni siquiera México. El impacto productivo de tropiezos en México ha tenido sólo dos escenarios largos: el efecto aquí del crack bursátil de 1929 en el periodo 1927-1932 (-4.2 % promedio anual de PIB) y el colapso en todo el sexenio de Miguel de la Madrid 1983-1988 (0.3 % promedio anual sexenal).

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •