Viernes, 18 de Septiembre del 2020
Martes, 21 Julio 2020 02:25

EL CUARTO PODER ENTRE NOSOTROS

EL CUARTO PODER ENTRE NOSOTROS Escrito Por :   Irma Sánchez

Enmarañados en tanta información sobre el COVID, la extradición de Emilio Lozoya, los berrinches y jaleos políticos, la crisis económica, la pérdida de empleos; ha pasado inadvertida la relevancia que ha tomado la presencia del Ejercito Mexicano en varios frentes de la vida actual.


 

De acuerdo con todas las encuestas, es sabido que la iglesia y el ejército son las instituciones sobre las que la sociedad mantiene confianza y respeto.

 

Hoy en el gobierno del presidente AMLO son el Ejército y en tareas específicas la Marina, las instituciones a las que se les han confiado el mayor número de tareas sobre los casi dos millones de kilómetros cuadrados. Esto pese a que en campaña don Andrés Manuel hizo críticas muy fuertes sobre el Ejército. Pero con aquello de que es de sabios corregir, muy pronto ya convertido en presidente cambió de idea y los  designó para defender la seguridad del país.

 

Así fue como se creó la Guardia Nacional con soldados y marineros que en todas las entidades del país tienen relevancia, muy especialmente en las fronteras norte y sur del territorio. Situación que le ha acarreado críticas porque los opositores y analistas de su gobierno le han achacado que lo hace más bien por su relación con el gobierno de Donald Trump, al que sí obedece por encima de lo que le pidan los 130 millones de mexicanos.

 

La Guardia Nacional, hay que reconocer, que se ha anotado éxitos, pero también hay que reconocer que en algunos casos ha fracasado, sobre todo con la detención del hijo del Chapo Guzmán en Sinaloa y que generó una reacción de la organización criminal que motivó que fuera liberado a escasos minutos de su detención.

 

Hecho que acumuló un desgaste de autoridad y sembró muchas dudas.

 

Hace dos días también circuló un video por las llamadas “benditas redes sociales”, como las bautizó el presidente AMLO, en el que se presenta un supuesto desfile de 19 vehículos aparentemente blindados y de supuestos narcotraficantes muy bien armados con armas hasta de calibre 50. Los sujetos en el video festinan con gritos su aparente fuerza y odio hacia las instituciones legitimas del estado.

 

¿Qué hay sobre esto?

 

¿El mensaje lo atendió quien tiene que atenderlo?

 

Nuestro noble y leal Ejército mexicano desde los primeros días del presidente AMLO fue llevado a labores de albañilería para que iniciara las obras del aeropuerto de Santa Lucía que llevará el nombre oficial de General Felipe Ángeles. La logística de proyecto, construcción y terminación se ha dado en carta blanca al Ejército. Los otros dos proyectos: de 2 Bocas y del Tren Maya también se han dejado a la responsabilidad del Ejército Mexicano, aunque se hicieron licitaciones en las que se le confiaron a empresas extranjeras.

 

A raíz de la pandemia del coronavirus que en México comenzó en el mes de marzo, nuevamente también se involucró a instituciones médicas del Ejército y la Marina para hacer frente en el campo médico y la preparación de alimentos en comunidades.

 

Estas decisiones fueron aceptadas por el pueblo mexicano al cual gusta tanto citar el presidente AMLO.

 

Pero también empezaron las críticas y cuestionamientos de intelectuales y famosos columnistas de diversos medios de comunicación que crearon un frente que de inmediato fue criticado y cuestionado por el Ejecutivo de la nación.

 

La semana pasada se abrió otro frente al Ejército al que se le enfocó a confeccionar las vestimentas equipos e insumos que requiere el sector salud para seguir enfrentando lo que ya es llamada “la maldita epidemia coronavirus”

 

No dudamos en entregar el respeto que desde los primeros grados escolares nos inculcaron para el Ejército y la Marina. Aunque académicos de instituciones universitarias del país consideran que son los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial los que rigen la vida nacional y que muchos de estos expertos, sobre todo en el campo del derecho, ya hablan de un cuarto poder que tiene todas las simpatías del presidente y de los gobernados

 

No podemos negar el respeto y admiración al Ejercito y a la Marina, pero también en algunos sectores se cuestiona que éstos han adquirido una fuerza tal que pareciera que debilita a un gobierno civil, elegido democráticamente por cada uno de nosotros.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •