Viernes, 18 de Septiembre del 2020
Martes, 01 Septiembre 2020 03:26

El arte de hacer política

El arte de hacer política Escrito Por :   Irma Sánchez

MORENA en el poder, lanzado como “la esperanza de México” nos queda a deber, con todo y los millones de pesos que regala a ‘ninis’ y adultos mayores, a cambio de sacrificar partidas para la salud, la investigación, la agricultura y muchos otros rubros.


 

Personajes emanados de esta corriente política llegaron al poder y durante su gestión, han dado muestras de que, lo que menos les interesa, es poner orden en la administración pública para atender los problemas esenciales de México y combatir las desigualdades.

 

Es decir, su desempeño ha resultado de pena ajena, y los gobernados no se han tardado para manifestar su decepción y rechazo.

 

Lo peor que les ha pasado, es incurrir en lo que tanto criticaron de las administraciones anteriores, tanto del PAN como del PRI, y todavía en versiones corregidas y aumentadas, como ahora con las políticas públicas decididas para enfrentar la crisis sanitaria por la pandemia.

 

Qué lejos están las aspiraciones de un Platón que definió la actividad política como el arte de gobernar a los hombres con su consentimiento, y lejos de conseguirlo, lo han ido degradando.

 

Y, lo peor que les puede pasar a los políticos en sus 15 minutos de gloria en el poder, es que lo único que han logrado con sus hechos, es sembrar un cúmulo de temores, intranquilidad, desasosiego, incertidumbre, terror y, finalmente, han logrado poner en marcha la fábrica más grande de pobres.

 

Todo esto, lo más alejado del compromiso que contrajeron en campaña y al asumir la responsabilidad de los cargos públicos.

 

Un caso “calientito” en este momento, los desencuentros entre el líder del congreso Gabriel Biestro y la alcaldesa Claudia Rivera, ambos con aspiraciones políticas superiores, que se acusan recíprocamente, son el origen de la más asquerosa guerra de lodo.

 

Y en esto no es prudente hablar de un acto de violencia de género, la lucha por el poder es fuerte y termina desgastando el poder que cada uno puede poseer desde sus posiciones.

 

El jaleo se da en el marco de una coyuntura en la que se está replanteando la vida de los poblanos, con infinidad de problemas rezagados, que exigen su entrega total para atender el saldo que deja una crisis sanitaria que puso al mundo de cabeza. 

 

Ojalá nuestros políticos ‘den el estirón’ y honren el noble arte de hacer política.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •