Martes, 22 de Septiembre del 2020
Martes, 14 Abril 2020 02:20

La politiquería lo invade todo

La politiquería lo invade todo Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

PARECE MENTIRA, PERO LA CRISIS SANITARIA QUE VIVE el mundo, en nuestro país es además una crisis política, pues los partidos políticos mexicanos, que carecen de línea ideológica clara, de estructura y de organización, y que además carecen de líderes con oficio político y con sensibilidad social, se han dedicado a politizar de la peor manera los momentos actuales y en vez de buscar la unificación del pueblo, de todos los sectores, para empujar parejo y salir lo mejor librados de una situación inédita que además de llevarnos a graves problemas de salud nos llevarán inevitablemente a una grave crisis económica de la que sólo podremos salir si actuamos en unidad y con alto grado de patriotismo.


 

El partido que con mayor entusiasmo está estorbando una acción firme y eficaz para evitar los graves problemas que se avecinan es el partido Acción Nacional, que se asume como la “segunda fuerza política del país” y cree que es el momento de golpear al gobierno actual y a su Cuarta Transformación para tener chance de ganar las elecciones del 2021, en las que se renovarán la cámara de diputados federal, los congresos locales y la mayor parte de los ayuntamientos del país, además de algunas gubernaturas.

 

La dirigente estatal del PAN, Genoveva Huerta, se queja de que el gobierno local de Miguel Barbosa no acepta los consejos del partido de la derecha para evitar que el problema económico que se viene, golpee con fuerza a la entidad.

 

Si los panistas en el poder federal han sido un fracaso tan grande, que son los responsables de la “guerra interna” que padecemos desde los tiempos de Felipe Calderón, que ha dejado cientos de miles de muertos y decenas de miles de secuestrados y desaparecidos y que además ya se descubrió que el titular del calderonismo en la Secretaría de Seguridad era cómplice del jefe del principal cártel de la delincuencia en México, ¿Qué tan buenos consejeros del gobierno pueden ser?

 

Si el primer gobierno panista en la historia de Puebla derrochó miles de millones de pesos en obras faraónicas que no han tenido ninguna repercusión social, por el contrario dejó a la entidad endeudada como nunca, con un elevado número de pobres, la capital del estado fue una de las grandes ciudades del país con mayor número de pobres, pero eso sí, con un museo Barroco que costó 7 mil millones, con un Centro Integral de Servicios, cuyo costo también fue de miles de millones y que en su mantenimiento tiene que gastar una millonada mensualmente; con unas ciclo pistas que según un experto canadiense en la materia, fue dinero tirado a la basura, más de 600 millones, pues ese tipo de vías no se construyen elevadas sino a ras de tierra...y así podríamos seguir hasta el infinito: el abandono del campo, los pésimos servicios de salud y no se diga el abandono casi total en que se tuvo a los órganos de procuración e impartición de justicia. Esos panistas que fueron hechos a un lado por un grupo recién llegado al PAN, que se adueñó del poder e hizo lo que quiso, ¿Son los que quieren ser consejeros del actual gobierno estatal?

 

Y cuando se ponen en plan exigente, se asumen como expertos en política y como si su partido fuera ejemplo de democracia, de buena organización y sus líderes fueran expertos en el arte de gobernar. Lo que es vivir engañados por ellos mismos.

 

LO QUE ESTAMOS VIVIENDO ES UNA CRISIS SANITARIA Y ECONOMICA MUNDIAL que tomó a naciones tan poderosas como China, Italia, España, Francia, Alemania, Estados Unidos, desprevenidas y que está causando estragos en todas partes, por culpa del COVID-19.

 

México no es la excepción, y aunque el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está trabajando con esmero en la solución de esta crisis, logrando que el número de infectados sea menor al de otras naciones con mayor desarrollo que la nuestra y que también sea menos el número de fallecidos, lo cual puede ser por la suerte o por el buen desempeño de las autoridades sanitarias mexicanas, los partidos políticos nuestros no dejan de culpar de todos los males presentes y por venir al nefasto grupo de Morena, partido que comparte, aquí lo hemos dicho, las deficiencias y las carencias de los partidos de oposición.

 

Si Morena fuera un partido bien hecho, bien estructurado, bien organizado, con una línea ideológica común, estaría en plena lucha informando al pueblo lo que el gobierno que llevó al poder está haciendo, de cómo está combatiendo la corrupción, que ha sido por muchos años el cáncer que ha corroído las entrañas de nuestro país y ha propiciado el aumento de la desigualdad y la pobreza al grado de colocarnos entre los países con mayor desigualdad en el mundo, desigualdad que solo podrá acabarse con un gobierno honesto y austero y con un pueblo consciente de su situación y unido a una autoridad que realmente quiere mejorar las cosas.

 

Si Morena no cambia, lo van a cambiar y entonces sí hay que esperar lo peor. Una guerra civil que acabará con todo. De hecho la guerra ya está desde hace doce años, pero falta el detonante ideológico que le dé fuerza. Por el momento es una guerra de pandillas de delincuentes, proclive a buscar el poder político ante la mediocridad de los profesionales de la política.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •