Martes, 14 de Julio del 2020
Martes, 23 Junio 2020 02:51

Diez días para el colapso de los hospitales de Puebla

Diez días para el colapso de los hospitales de Puebla Escrito Por :   Arturo Rueda

Ya no se trata de un problema de capacidad de camas, ni de respiradores mecánicos. Es un problema de personal médico. El ejército de las batas blancas ya dio de sí: están exhaustos y sin refuerzos, pues no hay especialistas suficientes ni enfermeras


 

Puebla ya tiene fecha para su apocalipsis: diez días para que al ritmo actual de contagios, 300 al día, el sistema de Salud estatal quede rebasado y no haya atención hospitalaria ni para enfermos leves ni para graves.

 

Ya no se trata de un problema de capacidad de camas, ni de respiradores mecánicos. Es un problema de personal médico. El ejército de las batas blancas ya dio de sí: están exhaustos y sin refuerzos,  pues no hay especialistas suficientes ni enfermeras.

 

 

Faltan urgenciólogos, neumólogos, internistas, cardiólogos. El gobierno de Barbosa se preparó en lo material, pero a esta hora faltan recursos humanos. Con esa carencia, hay que restar los médicos que se apartaron del servicio por sus comorbilidades, beneficiarios del decreto, y hasta los que se ampararon.

 

¿De qué sirve que haya camas, respiradores, si no hay especialistas y enfermeras suficientes para realizar una intubación?

 

Desde hace un par de semanas, hay una cifra constante de 700 hospitalizados entre aquellos con síntomas de moderados a graves. Pero esa cifra constante va al alza, correlacionada con el incremento de contagios.

 

Este fin de semana que terminó, hubo un promedio de 350 contagios al día. Si el 10 % de ellos se pone grave, solamente este fin de semana necesitarían hospitalizarse por lo menos unas cien personas.

 

Con ese ritmo de 300 contagios al día, 3 mil en diez días, en las próximas dos semanas se requerirían ingresar a los hospitales de Puebla entre trescientas y cuatrocientas personas. Imposible atender a todas.

 

 

Con un promedio de 300 contagios al día, el virus está en todos lados y ataca a todos sin discriminar. Ya tocó al gobierno barbosista. Ayer se reveló que dieron positivo Verónica Vélez Macuil, directora de Comunicación, y Liz Sánchez, secretaria del Bienestar.

 

Fuera de la primera línea, se reportan dos muertos en Vialidad Estatal, un brote en la Función Pública que obligó a poner en cuarentena a muchos trabajadores sospechosos que laboran en el CIS.

 

Ya fallecieron siete párrocos de la Arquidiócesis poblana.

 

 

Se han contagiado más de una centena de reos en cárceles poblanas y ya murieron más de 14.

 

Los hospitales del IMSS lucen saturados. El personal también está exhausto y desmotivado. La nueva área exprés de La Margarita no tiene fecha para terminarse, y cuando se termine, no habrá personal suficiente para atender enfermos.

 

Falta poco para que comience a morir gente en las calles. Ayer fueron a tirar a un supuesto enfermo de coronavirus afuera de la unidad del IMSS en San Bartolo. La Fiscalía recogió el cadáver y extraoficialmente se trató de un indigente que nadie quiso atender.

 

La fecha del apocalipsis es certera porque la situación no va a mejorar. El ritmo de 300 contagios diarios se va a sostener, o se va a incrementar a 400. López-Gatell ya dijo que Puebla excedió todas las predicciones.

 

La convocatoria al pacto comunitario que lanzó ayer Barbosa fue un llamado a misa para Volkswagen y Audi. El mercado manda más que un gobernador, y sin ruborizarse ayer reiniciaron la producción con miles de trabajadores. Las proveedoras llevan semanas trabajando con el aval del IMSS.

 

Mientras tanto, los grandes simuladores como Hamponzo Esparza y Claudia Pandemia ahora hacen alianza para simular juntos que trabajan por la sociedad. Esparza donó 750 despensas y Claudia se robó a ojos de todos el dinero de sus mini paquetes. ¿En qué han ayudado?

 

Más de tres meses después, Hamponzo remodeló el Hospital Universitario porque como estableció CAMBIO, no había capacidad para atender a enfermos de COVID-19. Seguro hizo negocio, pues no informó ni cuánto costó, ni cómo contrató, ni a qué empresa contrató para esa remodelación.

 

La sociedad poblana, por su parte, ya está refractaria. Entiende la gravedad de momento, pero ya le da igual. Quieren salir a la calle lo mismo por necesidad que por diversión. Queda poca contención gracias a que los centros comerciales e iglesias no abren, pero los reportes de movilidad lo dicen todo.

 

Diez días para nuestro apocalipsis. Parece inevitable.

 

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •